Mostrando entradas con la etiqueta ANOREXIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ANOREXIA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 11 de junio de 2014

ANOREXIA

 
Antecedentes Históricos

Epistemologicamente hablando la palabra anorexia significa falta de apetito y es de origen griego.
Desde épocas remotas se han descrito de diversas formas el hecho de perder peso bruscamente y lo que significa, conocido hoy en día como anorexia tanto en mujeres como hombres y sin causa aparentemente orgánica, se sabe que está enfermedad silenciosa ha sido investigada y observada desde los inicios de la medicina.
Es así como en los primeros estudios de la medicina Soranos entre los años 98-138 describe la amenorrea y la anorexia en la mujer, tiempo después Galeno, quien es considerado el último verdadero biólogo de la antigüedad, médico griego, ya en el año 155, observa y describe un cuadro de demacración en el que la paciente es incapaz de ingerir alimento.
Si nos remontamos desde los siglos XIII al XV diferentes eran las convicciones a las que se presentan en la actualidad, controlar el hambre en aquella época implicaba religiosidad, convicción, obediencia, castidad y esmero. El ayuno extremo era practicado por gente muy religiosa que lo tomaba como una penitencia y por lo general eran mujeres, éste era considerado una bendición suprema de Dios y se admiraba a todas las personas que sobrevivían al no ingerir alimentos.

Ya en el siglo XVII luego de enfrentar la iglesia un sinfín de reformas, las mujeres que tenían este poder de abstinencia tan admirado en siglos pasados, eran consideradas brujas, condenadas y mandadas a la hoguera para ser quemadas vivas, grupos científicos eran enviados para desenmascarar a las falsas santas ayunadoras.

      El primer caso de Anorexia conocido oficialmente se remonta a 1694, cuando un médico inglés llamado Morton describió a una joven paciente en estado de desnutrición extrema manifestando “parecía un esqueleto vivo, solamente piel y huesos, no tenía síntomas febriles y padecía de un frío descomunal.
Ya a comienzos del siglo XX la anorexia fue confundida erróneamente con otra enfermedad conocida como insuficiencia pituitaria y se equiparon nuevos tratamientos con insulina y electroshock. Por otro lado en la década del 70, la Dra.Brunch en Estados Unidos, realizo una exhaustiva investigación en la personalidad de las personas que padecen anorexia, pudo notar aspectos comunes en los pacientes, y la distorsión en su imagen real, la obsesión en todos por adelgazar, la inutilidad e incompetencia de reconocer las necesidades de nuestro organismo.
 
 
Está enfermedad es desencadenada por el persistente deseo por adelgazar, por conseguir una figura esbelta, debajo de lo sanamente recomendado, existe un miedo persistente a engordar, se transforma en el único pensamiento de estás personas, luego de un tiempo se presenta la ausencia de menstruación conocida también como amenorrea, hay una distorsión total de la verdadera realidad, en la mayoría de los casos las personas que la padecen creen estar gordas cuando es completamente lo contrario, prácticamente se encuentran en los huesos y no miden las consecuencias, ni toman conciencia del daño que provoca a nuestro organismo dejar de lado la ingesta casi en su totalidad.
Como nos damos cuenta esta enfermedad siempre ha estado presente, casos de abstinencia alimenticia han estado presente desde tiempos bíblicos, pero sólo comienza a tomar más fama lo que es en sí la anorexia en la década del '60, ya en los setenta, llegó la cultura de la delgadez, esta impuso un prototipo femenino que no iba acorde con el modelo natural y anatómico de la mayoría de las mujeres, por lo que era prácticamente imposible, esto aún persiste en nuestros días y es por eso que en los últimos años la anorexia ha experimentado un auge alarmante, por diversos factores, afectando de gran forma a los adolescentes.

¿Qué es la Anorexia?
La Anorexia es una enfermedad que se ha caracterizado por padecerla en su mayoría mujeres entre 14 y 18 años en pleno desarrollo de su adolescencia, se produce principalmente por el gran deseo de verse esbeltas, tratando de lograrlo a través de diversos medios, ya sean ayunos prolongados y prohibirse la ingesta de ciertos alimentos.
Está enfermedad se presenta muy progresiva y paulatinamente, por el constante deseo de alcanzar el canon ideal de la belleza implantado por la sociedad, a menudo suele pasar totalmente desapercibido por sus padres, amigos más cercanos, familiares y en general por todo su entorno.
Se comienza a sospechar y tomar conciencia de está enfermedad a veces demasiado tarde, cuando la adolescente ya presenta una extrema delgadez y ha perdido una considerable cantidad de peso, además de negarse rotundamente a ingerir cualquier tipo de alimento, provocando la inhibición de la menstruación o también conocida como técnicamente como amenorrea por más de tres meses.
Normalmente la persona comienza con la eliminación de hidratos de carbono ya que se piensa erróneamente que dejándolas de lado se puede perder una gran cantidad de peso en un corto tiempo, luego rechaza grasas, y las importantes proteínas las cuales están encargadas de prestarles grandes servicios a nuestro cuerpo beneficiándonos de gran forma.
La persona que padece anorexia comienza a dejar el alimento gradualmente eliminando poco a poco los diversos nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, llevando a sólo la ingesta de agua de está forma satisfaciendo su estómago y dejando se sentir hambre por ciertos momentos.
Ya cuando se hace crítica la enfermedad se elimina incluso el agua, llevando a una deshidratación extrema, y no sólo basta con esto sino que adquieren otras medidas drásticas para bajar de peso rápidamente ya sea a través de la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados a el exceso de ejercicio físico.
Las consecuencias de la anorexia varían dependiendo de cuan avanzada este la enfermedad en la persona, o si fue detectada a tiempo, se puede perder desde un 15 % a un 50% de peso corporal en los casos más críticos.
La anorexia no sólo está relacionada con el cuerpo, además suele asociarse con alteraciones psicológicas graves que provocan cambios de comportamiento, en la conducta emocional de la persona y una estigmatización del cuerpo.
Causas de la anorexia
En la actualidad no podemos mencionar una única causa para la anorexia ya que son múltiples las variables que afectan a esta enfermedad entre estas causas podemos encontrar: la presión que la sociedad impone por ser delgadas , la baja autoestima que la persona presente al estar frente a esta enfermedad , el perfeccionismo extremo y las variables causas familiares. A pesar de todo lo antes mencionado todavía no se sabe la causa exacta de esta enfermedad, pero si se sabe que factores son las que la determinan.
Se conoce que existen factores psicológicos, físicos, académicos y sociales estos pueden provocar la caída del autoestima y producir una falta de control en la persona afectada. A partir de todos estos factores, una dieta de adelgazamiento en forma completamente exagerada puede desencadenar el problema.
Causas Culturales

Como ya lo habíamos mencionado no existe una única causa de los trastornos del comer. Existen un gran numero de factores, incluyendo las presiones culturales y familiares, esto puede provocar un desajuste emocional y trastornos en la personalidad de la persona estos factores colaboran para que se desarrolle la anorexia. Debemos tener muy claro que cada trastorno es determinado por diferentes combinaciones de estas influencias. Por ejemplo la ropa esta diseñada y moldeada principalmente para cuerpos delgados a pesar que no todas las mujeres puedan ocuparlas con éxito, provocando así una insatisfacción con su cuerpo y presionándose a cambiarlo definitivamente. A través de todo esto pueden caer en grandes depresiones las cuales cuesta mucho lograr salir con éxito y esta depresión esta íntimamente relacionada con un consumo de comida mucho menor
Causas familiares
Es muy claro para los expertos que los factores emocionales y otras relaciones mas intimas desempeñan una función muy importante para el desencadenamiento y perturbación de los trastornos del comer. Estudios realizados han demostrado que las madres pueden tener una gran influencia en sus hijos con trastornos al comer , los padres y los hermanos que muchas veces son bastantes criticones pueden desempeñar una función principal o determinante en el desarrollo de esta enfermedad sobre todo en las niñas o adolescentes principalmente mujeres que están constantemente presionadas por su figura.
Causas Genéticas
Existe un riesgo hereditario para la anorexia. La anorexia es mucho mas común de lo que alguien puede imaginar , se dice que es 8 veces mas frecuente esta enfermedad en personas que tienen parientes con este trastorno alimenticio, pero los expertos no saben precisamente que factor heredado puede ser este. Las anoréxicas en su mayoría tienen un metabolismo bastante más rápido que las personas normales quizás dificultando muchos más el subir de peso. Esta propensión genética hacia la delgadez acompañada de otros factores tanto culturales y psicológicos podría predisponer a algunas personas a desarrollar esta enfermedad la anorexia. Algunos rasgos hereditarios que pueden ayudar al desarrollo de la anorexia pueden ser un trastorno de la personalidad común, presentando una vulnerabilidad emocional como lo es la depresión.
Causas Sociales
Los medios de comunicación presentan constantemente la imagen ideal, a la que se llega con dietas y gimnasias especiales. La perfección y la hermosura pueden llegar a ser el centro de interés de los adolescentes, convirtiéndose esto en su principal meta, comienzan sin un guía profesional, se privan de comer alimentos y exageran en la cantidad de deporte que realizan, concentrando así todo su esfuerzo recrear la imagen de su ídolo delgadísimo e inalcanzable.
Los medios ayudan en una gran medida al desarrollo de están enfermedad sobre todo en las adolescentes ya que establecen un canon de la mujer ideal y perfecta la cual presenta un cuerpo extremadamente delgado, sin darse cuenta cual perjudicial pude ser esto para el desarrollo de la sociedad.

Causas Psicológicas
Estos son tipos de trastorno de la personalidad. Las personas con trastornos alimenticios comparten ciertos rasgos como por ejemplo algunos de estos son el gran miedo, terror de perder el control y de engordar, presentan una autoestima muy baja. Las personas que presentan esta enfermedad tienden a tener una dificultad al identificar y comunicar sus emociones. Algunos estudios demuestran que la tercera parte de las anoréxicas tienden a ser perfeccionistas y estar inhibidas emocionalmente y sexualmente. Estas personas no pueden estar solas y exigen la atención constante en ellas. Muchas veces estos trastornos alimenticios están relacionados con la depresión o la ansiedad estas son causas reales de la anorexia tienen fobias sociales el temor de ser humillado públicamente.
A menudo desarrollan algunos rituales como por ejemplo cortar la comida en pedazos diminutos o la ponen en envases muy pequeños, a pesar que ellos muchas veces saben el riesgo que sus vidas pueden correr con esta enfermedad no pueden detenerlos a pesar de de sus grandes esfuerzos para ignorar o suprimir estos pensamientos o acciones.
Todos estos factores se relacionan unos con otros y se potencian mutuamente y están actuando permanentemente en las personas. Los niños llegan a la pubertad habiendo aprendido y asumido este modelo de vida. Este es un momento fundamental en sus vidas debido a que su estructura corporal esta en pleno desarrollo o cambio constante, fundamentalmente se esta aumentando de peso y de volumen. Puede ocurrir que su imagen corporal diste de esa figura corporal socialmente reconocida. La falta de valores que la persona puede presentar son propios de adolescentes muy vulnerables a juicios y presiones ajenas a ellos, esto se ve mayormente en personas potencialmente expuestas a sufrir estos trastornos en su alimentación.
Tipos de Anorexia y Subdivisión por edades
Como ya lo hemos mencionado, la anorexia es una enfermedad muy común en nuestros días, está la podemos dividir dependiendo de sus causas, por ejemplo:
  • Anorexia orgánica: Se origina habitualmente debido a una enfermedad subyacente que provoca inapetencia. Es una forma de anorexia poco frecuente que sólo debe investigarse cuando se acompañe de anomalías a otros niveles.
  • Anorexia funcional: Es la forma más frecuente de anorexia en el niño por lo general es debida a una alteración en el desarrollo del hábito alimentario. Algunas veces repercute en la talla y en el peso. El tratamiento fundamental consiste en la reeducación de los hábitos alimentarios del niño. Existen fármacos orexígenos, es decir, que estimulan el apetito, aunque su uso debe quedar restringido para casos concretos y bajo la supervisión de su pediatra.
  • Anorexia nerviosa: Enfermedad, propia del sexo femenino y de la adolescencia, en la que la inapetencia tiene un origen psicológico; inicialmente conservan el hambre pero se niegan a comer para adelgazar y mejorar su imagen corporal. El diagnóstico de "anorexia nerviosa" debe establecerse cuando se produce una percepción delirante del cuerpo (se siguen viendo gordas pese a estar delgadas), persiste la anorexia y se cumplen otros criterios propios de la enfermedad. En fases finales pueden producirse trastornos endocrinos (falta o desorden de reglas, etc.), depresión, ansiedad, etc. El tratamiento en fases avanzadas puede ser muy difícil y requiere, entre otras medidas, psicoterapia.
En la anorexia nerviosa podemos distinguir dos subtipos:
  • Tipo Restrictivo: Se refiere a la pérdida de peso a través de dieta, ayuno o realizando ejercicio intenso.
  • Tipo compulsivo - purgatorio: Es cuando el enfermo de de anorexia se induce el vómito, además de usar una serie de productos tales como laxantes, diuréticos y enemas.
Subdivisión por edades de la anorexia.
La anorexia surge en parte por problemas del desarrollo, y su contenido no es el mismo en una u otra fase, existen varias diferencias por lo tanto se establecerá una subdivisión no sólo en cuanto a síntomas sino también se hará una división por edades.
Anorexia Infantil
La anorexia de los primeros años de vida se delimita de forma bastante clara de la motivada de los problemas en la pubertad. En la anorexia infantil se describe la del lactante (poco frecuente y casi siempre orientada a alguna enfermedad que cursa con este síntoma); la fisiológica está relacionada con una disminución de las necesidades del organismo del niño en el segundo año de vida, mientras los padres y abuelos mantienen la idea errada de que necesita la misma cantidad de alimentos que durante los primeros 12 meses; la psicógena, originada en virtud de trastornos internos o factores ambientales (imposición de una alimentación excesiva); y la anorexia nerviosa, que se presenta a partir de los 12 años. La conducta anoréxica su sintomatología, puede eliminarse rápidamente; sin embargo, con esto no se resolverá el conflicto básico.
La anorexia Prepubertad
Hablamos de la anorexia mental prepubertal cuando el inicio de la enfermedad tiene lugar aproximadamente entre los 6 y 10 años de edad. En contraste con la anorexia infantil, en estos caso la restricción de ingesta se origina a partir de los problemas del desarrollo prepubertal, ya que revelan un conflicto en la forma de entender la propia sexualidad .Como a esa edad la frecuencia de la afección es reducida, por ahora sólo se pueden exponer sus características fundamentales. El curso de la enfermedad es más leve y la respuesta el tratamiento es muy favorable. La anorexia prepuberal apareció poco antes de los diez años. Ya son incluidos los conflictos puberales.
La anorexia en la Pubertad

La fase de desarrollo puberal comprende, aproximadamente, desde los 11 años hasta los 14 años, aunque también son posibles constantes variaciones individuales considerables. Los problemas más característicos de esta fase resultaron ser, principalmente, los derivados del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios. Las modificaciones somáticas no solo amenazan la identidad del yo, sino también, y de forma persistente, todo el ámbito de las relaciones de los jóvenes. Los conflictos que desencadena la anorexia de la pubertad se relaciona principalmente con los cambios corporales que experimenta el propio sujeto y con el cambio que sufren sus relaciones con personas del sexo opuesto, tanto en la familia como fuera de ella.
La anorexia Postpubertal

A partir de los 15 años, la fase de desarrollo puberal se continúa con la adolescencia, sin que exista un límite claro entre ambos periodos, es posible que haya variaciones individuales considerables en cada individuo. Es una etapa caracterizada por los conflictos que se derivan de la integración de la sexualidad en la propia personalidad, así como de los esfuerzos por separarse de los padres y establecer su propia dependencia.

En los pacientes, por lo general, la primera manifestación de la anorexia aparece entre los 14 y 19 años de edad .Como los problemas que presentan los pacientes de este grupo son de naturaleza más abstracta e intelectual, resulta mucho más fácil que en el grupo precursor realice una psicoterapia individual de orientación analítica.
Tenemos que dejar en claro que la subdivisión de la anorexia según la edad sólo se debe entender como una clasificación jerarquizada. Cuando la enfermedad es de un curso prolongado, pueden añadirse al conflicto inicial los problemas propios del periodo que sigue.
A los problemas típicos de la pubertad que aún no han sido superadas, se añaden los problemas de la adolescencia. Los trastornos que condicionan la enfermedad son a veces tan fuertes que pueden incluso llegar a producir un bloqueo considerable del desarrollo psíquico posterior, de forma que solo avance la edad biológica.
Cuando el inicio de la enfermedad es tardío, los problemas de los periodos anteriores pueden ya haberse superado ya en mayor o menor grado. Así, en una anorexia postpubertal los cambios condicionados por el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios durante la pubertad quizás hayan tenido ya de manera satisfactoria, incluso en el plano psíquico antes de que ocurra la descompensación anoréxica bajo los conflictos de la adolescencia.

Síntomas de la Anorexia.

Los síntomas básicos del síndrome anoréxico son tan expresivos, que sus rasgos más esenciales ya pueden manifestarse de los primeros estudios sobre la enfermedad.
Con el mantenimiento obstinado de esa actitud de rechazo de la alimentación se llega, de forma progresiva, a un estado de decaimiento físico, acompañado de estreñimiento y amenorrea.
Por otra parte, resulta también característica la marcada ausencia de conciencia de enfermedad y de deseos de curación, así como la existencia de un tipo específico de relación de la enferma con su familia.
Los síntomas fundamentales de la enfermedad quedan, pues, reflejados ya de forma tan clara en los primeros estudios realizados, que estas han conservado su vigencia hasta nuestros días.
A continuación expondremos la sintomatología de la enfermedad, hay que tener en cuenta antes que el diagnóstico de la anorexia se basa en la presencia de ciertas características, como por ejemplo:
  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal para la edad y talla.
  • Miedo intenso al aumento de peso o a ser obeso incluso con peso inferior al normal.
  • Distorsión de la apreciación del peso, el tamaño o la forma del propio cuerpo.
  • Ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos (amenorrea primaria o secundaria)









Manifestaciones Somáticas
Para su mejor comprensión, veremos las diferentes manifestaciones o cambios que provoca en diferentes áreas nuestro cuerpo el dejar el alimento gradualmente, hasta llegar al punto de no ingerirlo.
  • La restricción alimenticia o, lo que es lo mismo, el uso de laxantes, y la aparición del vomito después de las comidas.
  • Un estreñimiento crónico.
  • La amenorrea, que, en los dos tercios de las pacientes, precede al adelgazamiento, como síntoma precoz, y en el resto aparece solamente en el curso de la enfermedad.
Como consecuencia de la restricción alimenticia se origina una serie de modificaciones somática secundarias, asociadas al hundimiento físico del paciente, como lo son:
  • Al principio de la enfermedad encontramos una discreta hipertonía simpática que, en estadios posteriores da paso a un agotamiento simpático total.
  • La piel aparenta un aspecto seco, escamoso y gris. La alopecia presenta un carácter reversible, aparece únicamente en estados muy pronunciados de la enfermedad.
  • Pese a la notable atrofia muscular, la fuerza física se conserva hasta los estados mas avanzados de la enfermedad.
  • La puesta en funcionamiento de mecanismos de ahorro energético produce bradicardia, hipotensión, reducción de la circulación periférica e hipotermica, así como una disminución de los valores básales.
  • En cuanto al sistema digestivo se refiere, ya se menciono el estreñimiento. La secreción ácida de el estomago disminuye y, en el curso siguiente de la enfermedad, puede instaurarse a un hipotonía gástrica con dilatación
  • Una actividad hipersincronica, disritmias y complejos, punta-onda interpretado por un trastorno diencefalico del sistema nervioso central. Observaron los expertos en las neumoencefalografías de tres pacientes de 13 a 14 años de edad dilataciones de los ventrículos y de los espacios subaracnoidos análogas a las de la distrofia por desnutrición.
  • Los resultados de la exploración endocrinológica no muestre ninguna alteración específica de la enfermedad. Únicamente pueden observarse algunas manifestaciones secundarias, totalmente reversibles.
  • Las enfermas de anorexia mental de menores de 18 años poseen, con relación a un grupo de referencia, los hombros y las caderas mas estrechas
  • Finalmente en la fase de mejoría se instaura de nuevo una hipertonía simpática transitoria que, no obstante, persiste de forma muy leve después de la curación.

Manifestaciones Psíquicas.


En la sintomatología somática de la enfermedad hay un acuerdo entre los expertos, en lo que se refiere a las alteraciones psicopatológicas en las cuales encontramos descripciones divergentes que a menudo se contradicen. Estas incoherencias que se presentas se pueden explicar por la difícil comprensión de los trastornos psíquicos y también por el hecho que en cierta medida el cuadro clínico presenta un sin fin de variantes para cada paciente anoréxica que la distingue a una de otra.
Para poder comprender mucho mejor se han dividido estos trastornos en tres apartados estos son:
  • Manifestaciones psíquicas antes del comienzo de la enfermedad.
En la edad preescolar las anoréxicas han pasado por una fase de terquedad muy pronunciada con una tendencia a las reacciones agresivas. Durante su desarrollo interior, en la edad escolar se produce un cambio en el comportamiento de estas niñas, que, si bien se relacionaron poco con los de su misma edad, atendieron aun sin saber exteriorizando sus deseos. La relación de estas niñas con su madre estuvo caracterizada por una gran dependencia de forma que apenas pudieron soportar los más breves periodos de separación. En sus tareas escolares obtuvieron excelentes resultados gracias a su constante aplicación. Estas niñas son más miedosas que las niñas de su edad, la falta de espontaneidad, asociada a la escasa intuición de estas niñas, corresponde a la actitud básica, pasiva y sumisa observada.
Esta niña ejemplar, buena y sumisa, ha adoptado la conducta de sus padres en la fase del desarrollo de la prepubertad. En estas niñas se desarrollo tempranamente trastornos en su esquema corporal y sus funciones corporales.
Las posibilidades de analizar por si mismas su propio cuerpo y sus propias decisiones ya se encontraban alteradas mucho antes de la eclosión de la sintomatología propia de la enfermedad; y lo mismo podría decirse a propósito de las relaciones con las demás.
.
  • Manifestaciones psíquicas durante la enfermedad.
Sucesos normales, como por ejemplo, curas de adelgazamiento, cambios en el medio o una simple infección gripal sirven como elemento desencadenante para un proceso psiquiátrico que mucho tiempo antes, se ha ido iniciando en forma de anorexia mental. En un primer momento pueden producirse en el entorno de la paciente reacciones favorables en relación a la restricción de la comida. Con el creciente adelgazamiento que estas logran se llega de forma progresiva a la instauración de un cuadro clínico psiquiátrico que se estima como especifico de la enfermedad, que en algunos aspectos se pueden relacionar con el incremento de los rasgos premorbidos ya descritos. Paralelamente al desarrollo de la sintomatología anoréxica se van marcando las pequeñas diferencias de las distintas pacientes, para finalmente, dar lugar a un cuadro clínico bastante unitario.
La relevante capacidad intelectual de estas pacientes, superior a la del termino medio, asociada a su hiperactividad , su marcada tenacidad y su elevada capacidad de abstracción le proporcionan unos resultados escolares sumamente notables que , en las fases iniciales de la enfermedad, pueden llegar a experimentar una clara superación. Sin embargo, esta aplicación escolar se basa únicamente en las exigencias de su entorno. Estudian con arreglo a las estrictas pautas preestablecidas por la escuela y con gran preocupación por sus calificaciones, por miedo al fracaso. Los momentos de ocio y de relajación se suprimen progresivamente por una ocupación de los mismos con tareas más enérgicas y eficientes. Su actividad motora parece casi inagotable y contrasta de forma clara con la creciente debilidad física. Únicamente en los estados finales de la enfermedad se produce un agotamiento generalizado, con disminución de la capacidad de percepción.
La estricta moral y los elevados ideales que se exigen así mismas y a su entorno inmediato contrastan con las más refinadas mentiras con relación a la ingesta alimenticia y al peso alcanzado.
Observando la personalidad de las pacientes anoréxicas, también podemos comprobar la instauración de actitudes contradictorias, apenas compatibles entre si, en el curso de la enfermedad. Así, pasan de ser sumamente meticulosas, absolutamente formales, limpias y ordenadas pero al ir desarrollándose la enfermedad se ven descuidadas en su aspecto personal y su indumentaria. Frente a las personas que no pertenecen a la familia se muestran introvertidas y lacónicas, casi incapaces de expresar cualquier deseo propio. Por el contrario, frente a sus padres, especialmente frente a la madre, estas jóvenes se conducen egocéntricamente y son sumamente exigentes. Junto a una cierta inmadures psíquica encontramos un pensamiento maduro e intelectualizado. Su reducida vida afectiva apenas da cabida a los sentimientos o a las relaciones emocionales. Su estado anímico presenta un tono depresivo, mostrándose serias, infelices y solitarias. A causa del problema de la ingesta, pero también por otros motivos, pueden instaurarse episodios de carácter paroxístico, incontrolados, en los que la paciente se conduce repentinamente de forma violenta. Pero esa vitalidad casi se oculta con unas manifestaciones escasamente vitales, de indeferencia, de espiritualidad y de alejamiento del mundo.
También es característica la modificación de su actitud en cuanto a las relaciones superficiales y una tendencia a consolidar firmemente las de tipo dual.
Su vitalidad en el trato con los demás diminuye con el avance de la enfermedad a la vez que se reducen de forma progresiva los contactos con quienes no pertenecen a la familia mediante su evitación activa.
Durante todo el curso de la enfermedad siempre destaca la insuficiencia por consumir alimentos, que debe de considerarse en los momentos iniciales, cuando todavía se conserva la sensación de hambre, como una restricción voluntaria. Con el avance de la enfermedad se puede gran pérdida de la sensación de hambre o apetito. Hay primeramente una perdida forzada del apetito y solo es un estudio interior una disminución de la sensación de hambre, a la cual en los periodos finales puede asociarse con la disminución de la sed. En la mayoría de los anoréxicos hay una fuerte tendencia a interesarse por la cocina y la alimentación. El apetito y el hambre se conservan permanentemente, pero son reprimidos con obstinación.
También deben de interpretarse en este sentido las crisis agudas de hambre intensa, que la propia paciente vive con grandes sentimientos de culpa y durante las cuales engulle todo lo comestible que encuentra a su alcance.
La finalidad de la restricción de la ingesta es la perdida de peso, que la anoréxica llevara hasta la esqueletización. En relación con las alteraciones somáticas en casi todas las pacientes se produce un trastorno de su esquema corporal. Las anoréxicas tienden a estar más delgadas de lo que realmente estaban. Otro trastorno mental radica en la forma con que juzgan su propio cuerpo, realmente muy enflaquecido. Con respecto a el, adoptan una grotesca actitud Narcisa, llegando incluso a exhibirlo por un mero afán de ostentación.
Las formas de conductas de las anoréxicas son con frecuencia contradictorias como se ha expuesto en los párrafos precedentes, suele encontrarse, además, en una relación de casualidad con el eco, en general muy variable, que estas pacientes se encuentran en las personas de su entorno. Las anoréxicas se sumen en un trágico aislamiento pero, al mismo tiempo, son recelosas e impasibles, incapaces de llorar, son obstinadas y presentan un gran orgullo.
  • Manifestaciones psíquicas en el estado final de la enfermedad.
Así como en su evolución crónica las anoréxicas presentan rasgos característicos que van en gran aumento. Las sensaciones de hambre y de sed acaban por desaparecer de manera permanente, debido a su progresivo cuidado en su aspecto externo se va instaurando un aislamiento interior de carácter autístico. En su mayoría las pacientes que presentan anorexia tienen un deseo reprimido a morir.
Su estado natural es bastante deficiente se van produciendo un sin fin de malestares tales como dolencias biliares, los espasmos intestinales y el estreñimiento.
Es común que la anorexia se asocie a otro tipo de enfermedades psíquicas debido al rechazo a la comida.