.

Mostrando entradas con la etiqueta DISEÑO GRAFICO Albert Einstein - 14 de Marzo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DISEÑO GRAFICO Albert Einstein - 14 de Marzo. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de febrero de 2013

DISEÑO GRAFICO Albert Einstein - 14 de Marzo

Albert Einstein (14 de marzo de 1879 - 18 de abril de 1955) físico alemán, nacionalizado suizo. Es el científico más conocido e importante del siglo XX. Albert Einstein nació en la ciudad bávara de Ulm el 14 de marzo de 1879. Fue el hijo primogénito de Hermann Einstein y de Pauline Koch, judíos ambos, cuyas familias procedían de Suabia.
En 1905, siendo un joven físico desconocido, (Suizo), publicó su Teoría de la Relatividad Especial. La ecuación de la física más conocida a nivel popular es la expresión matemática de la equivalencia masa-energía, E=mc², deducida por Einstein como una consecuencia lógica de esta teoría. Ese mismo año publicó otros trabajos que sentarían algunas de las bases de la física estadística y la mecánica cuántica.

En 1915 presentó la Teoría General de la Relatividad, en la que reformuló por completo el concepto de gravedad. Una de las consecuencias fue el surgimiento del estudio científico del origen y evolución del Universo por la rama de la física denominada cosmología. Muy poco después, Einstein se convirtió en un icono popular de la ciencia mundialmente famoso, un privilegio al alcance de muy pocos científicos.

Obtuvo el Premio Nobel de Física en 1921 por su explicación del efecto fotoeléctrico y sus numerosas contribuciones a la física teórica, y no por la Teoría de la Relatividad.

Einstein es uno de los grandes genios de la humanidad y en el ámbito de las ciencias físicas ha llevado a cabo una revolución todavía en marcha y cuyos alcances no pueden medirse aún en toda su amplitud. Además de genio brillante de la humanidad Albert Einstein fue un hombre extraordinario, carismático, con un gran sentido del humor, en todos los ámbitos un gran hombre.

Te dejo algunas de las frases, que resumen su personalidad:

·         Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

·         Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

·         La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.





Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de asesinato. El culpable era una persona muy influyente del reino, y por eso desde el primer momento se procuró hallar un chivo expiatorio para encubrirlo.
El hombre fue llevado a juicio y comprendió que tendría escasas oportunidades de escapar a la horca. El juez, aunque también estaba confabulado, se cuidó de mantener todas las apariencias de un juicio justo. Por eso le dijo al acusado:
Conociendo tu fama de hombre justo, voy a dejar tu suerte en manos de Dios: escribiré en dos papeles separados las palabras 'culpable' e 'inocente'. Tú escogerás, y será la Providencia la que decida tu destino.
Por supuesto, el perverso funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda: Culpable. La víctima, aun sin conocer los detalles, se dio cuenta de que el sistema era una trampa. Cuando el juez lo conminó a tomar uno de los papeles, el hombre respiró profundamente y permaneció en silencio unos segundos con los ojos cerrados. Cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y, con una sonrisa, tomó uno de los papeles, se lo metió a la boca y lo engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados, los presentes le reprocharon.
—Pero, ¿qué ha hecho? ¿Ahora cómo diablos vamos a saber el veredicto?
—Es muy sencillo —replicó el hombre—. Es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el que me tragué.
Con refunfuños y una bronca muy mal disimulada, debieron liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo.



Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida, ni de luchar hasta el último momento. En momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
Albert Einstein


ANECTODAS DEL GENIO

Se cuenta que en los años 20 cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por su Teoría de la Relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no le gustaba conducir y sin embargo el coche le resultaba muy cómodo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chófer.
Después de varios días de viaje, Einstein le comentó al chófer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez.
“Si quiere -le dijo el chofer- lo puedo sustituir por una noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra.” Einstein estuvo de acuerdo y antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante.
Llegaron a la sala donde se iba a celebrar la conferencia y como ninguno de los académicos presentes conocía a Einstein, no se descubrió la farsa. El chófer expuso la conferencia que había oído repetir tantas veces a Einstein.
Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chófer no tenía ni idea de cuál podía ser la respuesta, sin embargo tuvo una chispa de inspiración y le contestó: “La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que mi chófer, que se encuentra al final de la sala, se la responda”.


UNA MAS...
Einstein tuvo tres nacionalidades: alemana, suiza y estadounidense. Al final de su vida, un periodista le preguntó qué posibles repercusiones habían tenido sobre su fama estos cambios. Einstein respondió: “Si mis teorías hubieran resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los suizos, que era un científico alemán; y los alemanes que era un astrónomo judío”.
Durante el nazismo Einstein, a causa de ser judío, debió de soportar una guerra en su contra urdida con el fin de desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos se dio cuando se compilaron las opiniones de 100 científicos que contradecían las de Einstein, editadas en un libro llamado “Cien autores en contra de Einstein”. A esto Einstein respondió: “¿Por qué cien?. Si estuviese errado haría falta solo uno”.
LA LLUVIA
Cierta vez en que se vio sorprendido por un chaparrón, Einstein se quito el sombrero y lo metió debajo de su abrigo. Alguien le preguntó que por qué había hecho aquello. Él respondió con lógica admirable que la lluvia le estropearía el sombrero pero no el pelo.
EINSTEIN Y MARILY
En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ella le sugirió lo siguiente: “Qué dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia?”. Einstein muy seriamente le respondió: “Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.
CHAPLIN TAMBIEN ES GENIAL
Se cuenta que en una reunión social Einstein coincidió con el actor Charles Chaplin. En el transcurso de la conversación, Einstein le dijo a Chaplin: “Lo que he admirado siempre de usted es que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira”. A lo que Chaplin respondió: “Lo suyo es mucho más digno de respeto: todo el mundo lo admira y prácticamente nadie lo comprende”.
A todo esto a quien le queda duda que Einstein era un genio???....
Tiene tambien muchas frases celebres, pero una en especial me gusta  mucho:
“Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”.


BIOGRAFIA:
Einstein, el científico más importante del mundo después de Newton, era un niño muy poco auspicioso.
 
Hasta los nueve años no logró hablar en forma fluida y se temió que padeciera de un retardo mental. Odiaba el colegio, se sacaba malas notas y fue expulsado del colegio por ser considerado una influencia negativa para sus compañeros.
 
Nacido en el pequeño pueblo alemán de Ulm muy pronto su familia se trasladó a vivir a Munich, donde su padre tenía una pequeña empresa electroquímica. Después de terminar la secundaria, Einstein se trasladó a Zurcí y continuó sus estudios en la academia politécnica de la ciudad. Sus calificaciones fueron regulares y sólo pudo encontrar empleo en la Oficina de Patentes de Berna. Desde niño, por otra parte, su tío ingeniero le había enseñado matemáticas y la física era el hobby al que se dedicaba en sus tiempos libres.
 
En 1905, siendo empleado, escribió cuatro artículos con sus nuevas ideas. A pesar de que no tenía ninguna credencial académica, y para gran desconcierto de los editores, los artículos eran geniales. En ellos se establecía nada menos que la revolución de la física moderna, con una nueva concepción de la energía y la materia, del tiempo y del espacio. Los descubrimientos fundamentales de Einstein en 1905 fueron:
 
-Establecer que la materia estaba compuesta por pequeñas partículas o átomos
-Que la radiación electromagnética, una forma fundamental de energía, consistía en partículas llamadas cuartas;
 
-Que la materia y la energía son formas intercambiables de una misma cosa (E (E = m . c2)
-Finalmente la teoría de la relatividad, a cual sostiene que el espacio y el tiempo no son absolutos sino que varían de acuerdo a sus circunstancias partículas.
 
Así, este aficionado a la física teórica de 26 años, altero para siempre la forma en que los hombres percibirían la naturaleza del Universo, desde la energía en el átomo hasta las grandes galaxias. Estableció los fundamentos para la física cuántica y para la física atómica y abrió también la puerta, involuntariamente, a la bomba de hidrogeno.
 
Los cuatro artículos de 1905 transformaron no solo la física sino también la vida de Einstein. La comunidad científica lo acogió, se le dieron facilidades para que se dedicara solo a la investigación y fue incorporado a la academia de Ciencias de Berlín. Esos años los dedico a formular una teoría general de la relatividad, que logro completar en 1916, en plena guerra.
 
Esta tuvo una gran importancia para Einstein, pues modelo su pacifismo, el cual sería uno de sus rasgos definitorios. También significó la separación de su primera mujer. Los años iniciales de la postguerra fueron fundamentales en la comprobación experimental de la hipótesis de Einstein. Se había transformado en un personaje de fama mundial y recorría el mundo junto a su nueva esposa, Elsa, dando conferencias y también contribuyendo con la causa judía.
 
Sus trabajos científicos posteriores, que apuntaban a demostrar que la gravitación y el electromagnetismo son diferentes aspectos de un mismo fenómeno físico, tuvieron poca recepción entre sus pares, al mismo tiempo que el descalificaba la senda tomada por la mecánica cuantica.
A comienzos de la década de los 30, la deteriorada situación política europea y el creciente antisemitismo, llevaron a Einstein a dedicarse con fervor a la causa del pacifismo integrándose a distintos comités internacionales para el desarme.
 
Cuando Hitler subió al poder, en 1933, Einstein renuncio a su nacionalidad alemana y emigro a Estados Unidos, donde se incorporo a la Universidad de Princeton. Allí permanecería durante el resto de su vida. Junto a su mujer, vivió en una casa modesta, fiel a su rutina: todas las mañanas caminaba una milla a su oficina, trabajaba en sus teorías, reciba visitantes, contestaba cartas, jugaba con los niños en la plaza y, a veces, les ayudaba en sus tareas de matemáticas.
 
Detrás de este gran científico, con su aspecto de distraído, su melena desordenada y su infaltable pipa, estaba el hombre que sufría profundamente por una paz perdida. Acepto la sugerencia de sus colegas de influir en el presidente Roosevelt para crear la bomba atómica, ante el peligro de que Hitler lo hiciera antes, pero se dolía por el destino bélico que habían tomado sus descubrimientos científicos. “la paz no se lograra nunca con la fuerza”, sostenía, “solo puede alcanzarse con el entendimiento”
 
Albert Einstein nació en el año 1879 y murió en 1955, sus nacionalidades fueron: Alemana, Suiza, Estadounidense y recibió el premio Nóbel en 1922.