Mostrando entradas con la etiqueta HABITOS ALIMENTICIOS DE LOS NIÑOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HABITOS ALIMENTICIOS DE LOS NIÑOS. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de septiembre de 2017

HABITOS ALIMENTICIOS DE LOS NIÑOS

Unos buenos hábitos alimentarios son el punto de partida para una sana y completa alimentación infantil. Los papas deben tener en cuenta ciertos aspectos que permitan hacer de cada comida un disfrute, y que mantengan las necesidades alimenticias del niño cubiertas.

Los papas deben saber que, desde el primer momento que él bebe empieza a comer,  son ellos los responsables de crear buenos hábitos alimentarios.
A partir de los seis meses, el pediatra indica que tipo de alimentos se deben ir incluyendo paulatinamente en la dieta del bebe. Es recomendable introducir los alimentos de uno en uno, para descartar posibles intolerancias o alergias.
Sigue los siguientes puntos como hábitos para que la alimentación sea una tarea fácil y de resultados positivos:
  • En primer lugar, recuerde que los gustos del niño varían con el tiempo y que la actividad física tiene mucho que ver con la intensidad del apetito: cuando los chicos son más activos necesitan más calorías.
  • Disfruta de la comida. Es importante ofrecerles los alimentos con amabilidad y paciencia. El niño que come bajo presión desarrolla conductas negativas ante la comida que se manifiestan como rebeldía o rechazo.
  • El desayuno es la comida más importante  del día.
  • Ten en cuenta que los niños necesitan altas cantidades de hidratos de carbono.
  • Propón frutas y verduras en cada comida. Los chicos que deciden eliminar de su alimentación las verduras, pueden sufrir enfermedades por carencia de nutrientes.
  • Las frutas pueden sustituir por un tiempo las verduras ya que proveen las vitaminas y minerales que el niño necesita para crecer.
  • Es importante variar las comidas, tratar de hacerlas atractivas, coloridas y disfrutar temporalmente los alimentos que el niño rechaza.
  • Las grasas son necesarias, pero en pequeñas cantidades.
  • Evitar las grasas saturadas.
  • Vigila el consumo de agua y líquidos de tu hijo sea el adecuado.
  • La higiene bucal es imprescindible, ¡Cuida de los dientes de tu hijo estén siempre sanos!
  • Invítale a practicar actividades deportivas desde pequeño. Una adecuada actividad física (juegos, ejercicios) contribuye a estimular el crecimiento y hace que los niños coman mejor.
  • Come alimentos variados, darle a los chicos solo los alimentos que ellos prefieren tiene como consecuencia una alimentación monótona y puede originar una nutrición deficiente.
  • Con las carnes rojas r suele no haber problemas, ni rechazos. Deben elegirse carnes magras.
  • Evite la piel de pollo o del pavo, ya que esta contiene muchas grasas y hormonas.
  • El pescado debe ser siempre bien fresco y tratar de introducirlo de a poco en forma de milanesa o a la plancha y, para que el sabor no sea tan fuerte, hay que dejarlo macerar 1 hora con jugo de limón y sal.
  • La leche es la principal fuente de nutrientes. En caso de rechazarse, recordemos que hay muchas alternativas dentro del grupo de los lácteos – quesos – yogur – que la puedan reemplazar. Además hay otras preparaciones como postres, licuados de frutos, helados o salsas blancas que son menos resistidas por los chicos.
  • La dieta completa de un niño debería incluir por lo menos tres porciones diarias del grupo de lácteos, una del grupo de carnes, tres del grupo de vegetales y frutas, dos del grupo de cereales y derivados, y cuatro del grupo de cuerpos grasos.
  • Hay que tener mucho cuidado con la alimentación que tienen los chicos en los recreos y durante el fin de semana, donde adquieren grandes porciones de grasas difíciles de eliminar (papas fritas, cremas, hamburguesas, salchichas, galletitas).