viernes, 8 de septiembre de 2017

TABLAS DE CRECIMIENTO INFANTIL

La mejor forma de establecer el correcto desarrollo en la niñez, es a través de la tabla de peso y talla para niños.
Estas tablas de crecimiento de mucha utilidad a la hora de determinar si existe o no un problema en el crecimiento, el cual puede estar íntimamente ligado a un problema nutricional.



Las tablas de crecimiento  infantil son una herramienta muy importante a la hora de evaluar el estado nutricional de un niño. Si bien existen muchas tablas que pueden utilizarse durante la niñez, la tabla de peso y talla para niños es una de las más importantes.
Para establecer estas tablas de crecimiento infantil se toman las mediciones de peso y talla de la población de niños de una determinada edad y se grafican en percentilos.
Si bien cada país realiza sus propios estudios estadísticos que permiten desarrollar sus propios gráficos, existen tablas de peso y talla para niños que se utilizan a nivel internacional, tal  como las tablas de Centro Nacional de estadísticas  de salud, mejor conocidas como Tablas NCHS.


Estas Tablas NCHS se encuentran divididas por edades y por sexo para su mejor estudio y utilización, estás poseen un rango de normalidad que van  del percentilo 5 al 95, entendiéndose por el percentilo 5 el promedio de peso más bajo, por debajo de él se puede considerar un estado de desnutrición y del percentilo 95 que indica el porcentaje de peso de más alto de normalidad, por encima de él se establece un estado de sobrepeso.
En atención primaria de la salud, a través de estos gráficos, se puede realizar una evaluación nutricional en los niños teniendo en cuenta determinados criterios.
Desde el nacimiento hasta los 6 años; se evalúa el P/E (peso para la edad).
Desde los 6 años en adelante: Se evalúa el P/E (peso para la edad) y P/T (peso para la talla).
Estos parámetros son muy simples y sumamente útiles a la hora de establecer el estado nutricional de un niño. De acuerdo a los resultados que surjan de estas relaciones, se puede detectar tempranamente si existe algún tipo de malnutrición.
Por ello es muy importante que:
Si su hijo es menor a 1 año, debes recurrir al pediatra una vez al más.
Si su hijo tiene entre 12 a 24 meses debes recurrir dos veces en el año.
Si su hijo es mayor a 2 años, debes visitarlo 1 vez al año.
Estos controles  rutinarios son muy importantes para establecer el crecimiento físico y el desarrollo intelectual de tu niño.

ÍNDICE DE MASA CORPORAL
El IMC es un índice muy útil para prevenir algún tipo de carencia o exceso nutricional.

Calculo del IMC: Índice de masa corporal infantil.
Peso (Kg.) / Estatura o talla (mts) al cuadrado.
Si el resultado se encuentra dentro del percentilo 5 y 95 el peso es normal.
Si el resultado se encuentra por encima del percentilo 95, el niño se encuentra con sobrepeso.
Si el resultado se encuentra por debajo del percentilo 5, el niño se encuentra con bajo peso.
El índice de masa corporal infantil es un índice muy fácil de calcular, su resultado puede establecer si su niño se encuentra en un peso normal, en sobrepeso o bajo peso. Este dato es muy importante, porque en el caso de que el peso esté por debajo de lo esperado, se podrá tomar medidas para poder recuperar el peso perdido.

Ten presente que es muy importante la visita periódica al pediatra para controlar la relación peso/ talla y poder establecer así, si el crecimiento del niño está dentro de los normal.

¿CUÁL ES EL PESO IDEAL DE MI NIÑO?

¿Estás preocupado y quieres saber si tus niños tienen un peso sano?
Eso es natural, porque los niños con bajo o sobrepeso corren riesgos de problemas a la salud y baja autoestima.

El desarrollo de la estatura y el peso es fundamental en los primeros años de vida, pues a partir de esta etapa se configuran la talla y la contextura cuando se alcanza la mayoría de edad. Por eso, es importante ofrecer al niño unos adecuados factores ambientales, nutricionales y saludables para propiciar un correcto crecimiento.
Para tal fin existen unas gráficas que permiten calcular y comparar el crecimiento con respecto a un rango estándar.
Así, hay tablas para cada parámetro: peso, talla, perímetro de la cabeza y grasa corporal, calculadas para niñas y niños.
Existen diferentes formas  de calcular el peso del niño, tablas con percentilos, tablas de NCHS, tablas particulares de cada país, pero también, hay un cálculo sencillo para determinar el peso infantil y conocer a través de esta fórmula práctica, cuánto debe pesar un niño y si se encuentra en un peso normal para su edad.
Este método es utilizado por profesionales de la salud, en situaciones en que los gráficos o tablas no se encuentran a disposición.


FORMULA SENCILLA PARA SABER EL PESO IDEAL DEL NIÑO
Esta fórmula puede ser utilizada también, por los padres o madres que quieran saber si su hijo se encuentra o no en un peso adecuado para su edad.
Antes de presentar dicha fórmula, te puede servir tener en cuenta:
Durante el primer mes de vida, es normal que un bebé pierda algo de peso.
Entre el cuarto y quinto mes, el peso se duplica.
Al año se triplica.

Formula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante.
Peso= edad del niño x 2 + 8
Por ejemplo, cuál sería el peso de un niño de 5 años.
5 x 2 + 8 = 18 kg.
Es decir un niño de 5 años debería pesar aproximadamente 18 kilos.
Obviamente que este cálculo o fórmula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante, no reemplaza a las tablas de percentilos, ya que estas pueden dar una información más detallada y completa de la evolución del crecimiento de un niño, además que en este cálculo no se tiene en cuenta la talla del infante.

Es muy importante la visita periódica al pediatra para saber si tu hijo está creciendo adecuadamente.

PIRÁMIDE DE ALIMENTOS

¿Qué es? Es una guía visual que se propone para elaborar una dieta equilibrada. Este recurso gráfico se diseña con el fin de que  la población siga unos objetivos dietéticos que propone una organización o una sociedad experta en materia de salud.
La pirámide alimentaria, fue creada por el  departamento de Agricultura de los Estados Unidos en 1992 y ha sido revisada y actualizada en 2005, con variaciones importantes.
En el 2005 el departamento de agricultura de los Estados Unidos cambio la antigua pirámide nutricional que venía con divisiones horizontales por una pirámide  con divisiones verticales. Actualmente, es una pirámide que rige.
La antigua pirámide estaba diseñada para recordar a las personas que comer con el de estar sanos.
Pero se deseaban mejores resultados así que agrego gráficamente que se necesita tanto ejercicio como comer saludablemente para estar sano.
Por lo tanto, rediseñaron la pirámide e incluyeron una persona subiendo unas escaleras para ilustrar la importancia de la actividad física para la buena salud. También simboliza los pequeños pasos que puedes dar para mejorar tu dieta y tu estilo de vida a diario.
Dicho esto conoceremos el nuevo gráfico de la Pirámide Alimentaria, pero destinad a la nutrición de los niños.

Mi Pirámide para niños es un gráfico diseñado para recordarle que debe ser físicamente activo todos los días y para ayudarle a seleccionar alimentos saludables. Cada parte de este símbolo tiene un mensaje.
Variedad
Los colores representan los cinco diferentes grupos de alimentos y los aceites
En anaranjado para los granos
El verde para las verduras
El rojo para las frutas
El amarillo para el aceite
El azul para los lácteos y
El morado para carnes y frijoles.
Recuerde comer alimentos de todos los grupos cada día.
Proporción
Usted notará que algunas franjas de colores son más amplias que las otras. Los diferentes tamaños le recuerdan que debe seleccionar más alimentos de los grupos con franjas más gruesas.
Moderación
Cada grupo contiene alimentos que usted debe comer más que otros. Estos alimentos están en la parte inferior de la pirámide, donde las franjas son más gruesas. Los alimentos que debe consumir menos, con frecuencia están en el extremo superior de la franja.
Actividad
También  necesitamos ser activos cada día. El niño de Mi Pirámide está subiendo los escalones para recordarle la importancia que tiene el ejercicio para su salud. Un niño necesita ejercitarse por lo menos 60 minutos y un adulto necesita 30 minutos de actividad cada día. Existen muchas formas para añadir actividad a su día. Usted puede unirse a un grupo de ejercicio, jugar beisbol, bailar o sacar a caminar al perro. Piense en la manera de agregar rutinas a su día. Tome las escaleras en vez del elevador o estacione el auto en la parte trasera del estacionamiento. Antes de que se entere, habrá logrado alcanzar su meta de actividades.
TIPS DE LA PIRÁMIDE
Existen algunos consejos que pueden tomarse desde la visión de la pirámide.
COMA BIEN
1.    Consuma la mitad en granos integrales. Elija alimentos de grano integral, como el pan integral, la harina de avena, el arroz marrón y las palomitas de maíz de bajo contenido graso y consúmalos con mayor frecuencia.
2.    Varíe  sus verduras. Opte por el verde oscuro y el naranja con las verduras: consuma espinaca, brócoli, zanahorias y papas o camotes.
3.    Enfoque en las frutas. Consúmalas en las comidas y como bocadillo también. Elíjalas frescas, congeladas, en lata o secas y no se exceda con el jugo de frutas.
4.    Como alimentos ricos en calcio. Para formar huesos fuertes, consuma leche descremada o de bajo contenido graso u otros productos lácteos varias veces por día.
5.    Escoja  proteínas bajas en grasa, como pescado, pavo, pollo y carnes magras o de bajo contenido graso. También cambie su sintonía con más frijoles y guisantes secos. Agregue garbanzos, nueces o semillas a una ensalada; o frijoles a una sopa.
Ejercicio
1.    Dé un buen ejemplo. Esté físicamente activo y haga que su familia lo acompañe.
Diviértanse juntos. Juegue con los niños o las mascotas. Camine, revuélquese en las hojas o juegue a la pelota.
2.    Fije una rutina. Separe tiempo cada día para actividades: Caminar, trotar, patinar, montar en bicicleta o nadar. Los adultos necesitan por lo menos, 30 minutos de actividad  física la mayoría de los días de la semana; los niños 60 minutos cada día o la mayoría de los días.
3.    Organice una fiesta con actividades. Haga que la próxima fiesta de cumpleaños se concentre en actividades físicas. Pruebe con actividades en el jardín, parques, patines o carreras de relevos. Organice una fiesta de lo que quiera.
4.    Prepare un gimnasio en casa. Utilice elementos del hogar, como alimentos en latas, como pesas. Las escaleras pueden reemplazar las maquinas con escalones.
5.    ¡Muévase! En lugar de sentarse en los comerciales de TV, levántese y muévase. Cuando hable por teléfono, levante pesas o camine. Recuerde de limitar el tiempo dedicado a mirar televisión y a la computadora.
6.    Regale artefactos para actividad. Regale objetos que fomenten la actividad física: juegos activos o equipos deportivas.


¡Diviértete!
1.    No te olvides de divertirte.
2.    La tarea de un niño es explorar el mundo, y eso incluye aprender sobre alimentos saludables, ayudar a mamá y papá a preparar la comida en la cocina y jugar.
3.    Cuanto más se anime a los niños a explorar  y experimentar nuevas cosas, más se  comprometerán con hábitos saludables.

4.    Ayudar a tus niños a practicar  hábitos saludables es una aventura.

jueves, 7 de septiembre de 2017

LOS NIÑOS COPIAN LOS HÁBITOS ALIMENTICIOS DE LOS PADRES

Como ya señalamos, el primer impacto y quizá el más grande, sobre sus hábitos de comida y actividad física tus niños lo reciben de sus padres.
Esto es lo que puedes hacer para asegurarles un futuro saludable:





Sé  un ejemplo.- A tus niños les encanta imitarte, así que si te alimentas bien y realizas actividades físicas es más probable que ellos también lo  hagan.
Ten una actitud positiva y demuéstrales que los hábitos saludables, tales como probar alimentos nuevos y dar una caminata diaria son entretenidos y te hacen sentir bien.
El niño aprende en la mesa por imitación. Los gestos de aceptación o rechazo de los alimentos por parte de los padres y otras personas influyen en la conducta alimentaria, ya que tienden a copiarlos.

Sácale provecho a la hora de comida.- Cuando se come en familia, los niños tienden a comer más frutas y verduras, fibra, calcio, hierro, vitaminas C y E y varias vitaminas B; además, consumen menos gaseosas, comidas fritas, grasas saturadas y trans. Traten de desayunar todos juntos al menos los fines de semana.


Respeta las señales que te dan tus niños.- Tu tarea es asegurar que haya una variedad de alimentos nutritivos para las comidas y los refrigerios. La tarea de tu niño es decidir qué y cuanto comer; cuando dejas que los niños escuchen las señales de su propio cuerpo – en vez de exigirles que dejen el plato limpio; es más probable que coman porciones de tamaño razonable.

HABITOS ALIMENTICIOS DE LOS NIÑOS

Unos buenos hábitos alimentarios son el punto de partida para una sana y completa alimentación infantil. Los papas deben tener en cuenta ciertos aspectos que permitan hacer de cada comida un disfrute, y que mantengan las necesidades alimenticias del niño cubiertas.

Los papas deben saber que, desde el primer momento que él bebe empieza a comer,  son ellos los responsables de crear buenos hábitos alimentarios.
A partir de los seis meses, el pediatra indica que tipo de alimentos se deben ir incluyendo paulatinamente en la dieta del bebe. Es recomendable introducir los alimentos de uno en uno, para descartar posibles intolerancias o alergias.
Sigue los siguientes puntos como hábitos para que la alimentación sea una tarea fácil y de resultados positivos:
  • En primer lugar, recuerde que los gustos del niño varían con el tiempo y que la actividad física tiene mucho que ver con la intensidad del apetito: cuando los chicos son más activos necesitan más calorías.
  • Disfruta de la comida. Es importante ofrecerles los alimentos con amabilidad y paciencia. El niño que come bajo presión desarrolla conductas negativas ante la comida que se manifiestan como rebeldía o rechazo.
  • El desayuno es la comida más importante  del día.
  • Ten en cuenta que los niños necesitan altas cantidades de hidratos de carbono.
  • Propón frutas y verduras en cada comida. Los chicos que deciden eliminar de su alimentación las verduras, pueden sufrir enfermedades por carencia de nutrientes.
  • Las frutas pueden sustituir por un tiempo las verduras ya que proveen las vitaminas y minerales que el niño necesita para crecer.
  • Es importante variar las comidas, tratar de hacerlas atractivas, coloridas y disfrutar temporalmente los alimentos que el niño rechaza.
  • Las grasas son necesarias, pero en pequeñas cantidades.
  • Evitar las grasas saturadas.
  • Vigila el consumo de agua y líquidos de tu hijo sea el adecuado.
  • La higiene bucal es imprescindible, ¡Cuida de los dientes de tu hijo estén siempre sanos!
  • Invítale a practicar actividades deportivas desde pequeño. Una adecuada actividad física (juegos, ejercicios) contribuye a estimular el crecimiento y hace que los niños coman mejor.
  • Come alimentos variados, darle a los chicos solo los alimentos que ellos prefieren tiene como consecuencia una alimentación monótona y puede originar una nutrición deficiente.
  • Con las carnes rojas r suele no haber problemas, ni rechazos. Deben elegirse carnes magras.
  • Evite la piel de pollo o del pavo, ya que esta contiene muchas grasas y hormonas.
  • El pescado debe ser siempre bien fresco y tratar de introducirlo de a poco en forma de milanesa o a la plancha y, para que el sabor no sea tan fuerte, hay que dejarlo macerar 1 hora con jugo de limón y sal.
  • La leche es la principal fuente de nutrientes. En caso de rechazarse, recordemos que hay muchas alternativas dentro del grupo de los lácteos – quesos – yogur – que la puedan reemplazar. Además hay otras preparaciones como postres, licuados de frutos, helados o salsas blancas que son menos resistidas por los chicos.
  • La dieta completa de un niño debería incluir por lo menos tres porciones diarias del grupo de lácteos, una del grupo de carnes, tres del grupo de vegetales y frutas, dos del grupo de cereales y derivados, y cuatro del grupo de cuerpos grasos.
  • Hay que tener mucho cuidado con la alimentación que tienen los chicos en los recreos y durante el fin de semana, donde adquieren grandes porciones de grasas difíciles de eliminar (papas fritas, cremas, hamburguesas, salchichas, galletitas).

LAS PRIMERAS COMIDAS DEL NIÑO

Los tres primeros años de vida son una etapa de transición entre la fase de crecimiento muy rápido, propia del lactante y un periodo más estable, desde los tres años hasta el comienzo de la pubertad.

En este periodo el niños avanza en la adquisición de las funciones psicomotoras, al tiempo que sus funciones digestivas y metabólicas van avanzando un grado de madurez suficiente para aproximar su alimentación a la del niño mayor.

Un niño no se convierte de inmediato en un adulto, sus necesidades energéticas y de determinados nutrientes aconsejan ajustar la dieta a sus particularidades fisiológicas.
Es preciso adaptar e individualizar la dieta la dieta ajustándola  a la propia constitución y costumbres del niño.

Las primeras etapas de la vida son fundamentales para que el individuo forme todo su sistema inmunitario y para evitarle la patología secundaria a una nutrición incorrecta.

Hay que poner especial cuidado en la conducta alimenticia del niño que desde pequeño está sujeta a determinadas aversiones y preferencias,  lo que puede conducir en ocasiones a una dieta carente de algunos nutrientes.

La alimentación correcta a partir del año de edad se basa en el consumo de alimentos equilibrados que cumplan los tres objetivos siguientes:

·         Asegurar un crecimiento y desarrollo óptimo.
·         Evitar carencias nutritivas.
Prevenir enfermedades.

NIÑOS BIEN ALIMENTADOS

La alimentación infantil es el punto básico y de más responsabilidad en los padres. Para el desarrollo sano y fuerte de un niño es indispensable determinar hábitos y rutinas como los menús, los horarios y el tipo de alimentos que toman los niños.

Es de suma importancia, ya sea en casa con la familia, con una cuidadora o en la guardería o colegio, tener todo controlado y determinar cada paso a la hora de comer.
Esto evitara que tu hijo contraiga enfermedades derivadas de la alimentación, como la desnutrición, el sobrepeso, la falta de apetito, etc.

Si observas que tu hijo gana o pierde peso con facilidad, debes tener en cuenta los nutrientes básicos de su alimentación.
También es importante  conocer trucos para que  a la hora de la comida, no se haga pesada; sino un rato agradable, en el que puedas recobrar energía y disfrutar de tus hijos.
La creatividad y la paciencia serán tus mejores aliados ya que el apetito y los gustos del niño varían con el tiempo.


Además por lo general, es durante la infancia cuando se desarrollan los hábitos nutricionales, y cuando el aprendizaje se realiza en gran medida por imitación de los adultos.

COLECCIÓN MEDIOS DE TRANSPORTE

Linda colección  Medios de Transporte ; para todo tipo de trabajo escolar. Esta colección de bordes te permite realizar un trabajo monogr...