SUSCRIBETE Y UNETE A NUESTRA COMUNIDAD!.. Ya somos mas de cien mil suscriptores!

viernes, 8 de septiembre de 2017

TABLAS DE CRECIMIENTO INFANTIL

La mejor forma de establecer el correcto desarrollo en la niñez, es a través de la tabla de peso y talla para niños.
Estas tablas de crecimiento de mucha utilidad a la hora de determinar si existe o no un problema en el crecimiento, el cual puede estar íntimamente ligado a un problema nutricional.



Las tablas de crecimiento  infantil son una herramienta muy importante a la hora de evaluar el estado nutricional de un niño. Si bien existen muchas tablas que pueden utilizarse durante la niñez, la tabla de peso y talla para niños es una de las más importantes.
Para establecer estas tablas de crecimiento infantil se toman las mediciones de peso y talla de la población de niños de una determinada edad y se grafican en percentilos.
Si bien cada país realiza sus propios estudios estadísticos que permiten desarrollar sus propios gráficos, existen tablas de peso y talla para niños que se utilizan a nivel internacional, tal  como las tablas de Centro Nacional de estadísticas  de salud, mejor conocidas como Tablas NCHS.


Estas Tablas NCHS se encuentran divididas por edades y por sexo para su mejor estudio y utilización, estás poseen un rango de normalidad que van  del percentilo 5 al 95, entendiéndose por el percentilo 5 el promedio de peso más bajo, por debajo de él se puede considerar un estado de desnutrición y del percentilo 95 que indica el porcentaje de peso de más alto de normalidad, por encima de él se establece un estado de sobrepeso.
En atención primaria de la salud, a través de estos gráficos, se puede realizar una evaluación nutricional en los niños teniendo en cuenta determinados criterios.
Desde el nacimiento hasta los 6 años; se evalúa el P/E (peso para la edad).
Desde los 6 años en adelante: Se evalúa el P/E (peso para la edad) y P/T (peso para la talla).
Estos parámetros son muy simples y sumamente útiles a la hora de establecer el estado nutricional de un niño. De acuerdo a los resultados que surjan de estas relaciones, se puede detectar tempranamente si existe algún tipo de malnutrición.
Por ello es muy importante que:
Si su hijo es menor a 1 año, debes recurrir al pediatra una vez al más.
Si su hijo tiene entre 12 a 24 meses debes recurrir dos veces en el año.
Si su hijo es mayor a 2 años, debes visitarlo 1 vez al año.
Estos controles  rutinarios son muy importantes para establecer el crecimiento físico y el desarrollo intelectual de tu niño.

ÍNDICE DE MASA CORPORAL
El IMC es un índice muy útil para prevenir algún tipo de carencia o exceso nutricional.

Calculo del IMC: Índice de masa corporal infantil.
Peso (Kg.) / Estatura o talla (mts) al cuadrado.
Si el resultado se encuentra dentro del percentilo 5 y 95 el peso es normal.
Si el resultado se encuentra por encima del percentilo 95, el niño se encuentra con sobrepeso.
Si el resultado se encuentra por debajo del percentilo 5, el niño se encuentra con bajo peso.
El índice de masa corporal infantil es un índice muy fácil de calcular, su resultado puede establecer si su niño se encuentra en un peso normal, en sobrepeso o bajo peso. Este dato es muy importante, porque en el caso de que el peso esté por debajo de lo esperado, se podrá tomar medidas para poder recuperar el peso perdido.

Ten presente que es muy importante la visita periódica al pediatra para controlar la relación peso/ talla y poder establecer así, si el crecimiento del niño está dentro de los normal.

¿CUÁL ES EL PESO IDEAL DE MI NIÑO?

¿Estás preocupado y quieres saber si tus niños tienen un peso sano?
Eso es natural, porque los niños con bajo o sobrepeso corren riesgos de problemas a la salud y baja autoestima.

El desarrollo de la estatura y el peso es fundamental en los primeros años de vida, pues a partir de esta etapa se configuran la talla y la contextura cuando se alcanza la mayoría de edad. Por eso, es importante ofrecer al niño unos adecuados factores ambientales, nutricionales y saludables para propiciar un correcto crecimiento.
Para tal fin existen unas gráficas que permiten calcular y comparar el crecimiento con respecto a un rango estándar.
Así, hay tablas para cada parámetro: peso, talla, perímetro de la cabeza y grasa corporal, calculadas para niñas y niños.
Existen diferentes formas  de calcular el peso del niño, tablas con percentilos, tablas de NCHS, tablas particulares de cada país, pero también, hay un cálculo sencillo para determinar el peso infantil y conocer a través de esta fórmula práctica, cuánto debe pesar un niño y si se encuentra en un peso normal para su edad.
Este método es utilizado por profesionales de la salud, en situaciones en que los gráficos o tablas no se encuentran a disposición.


FORMULA SENCILLA PARA SABER EL PESO IDEAL DEL NIÑO
Esta fórmula puede ser utilizada también, por los padres o madres que quieran saber si su hijo se encuentra o no en un peso adecuado para su edad.
Antes de presentar dicha fórmula, te puede servir tener en cuenta:
Durante el primer mes de vida, es normal que un bebé pierda algo de peso.
Entre el cuarto y quinto mes, el peso se duplica.
Al año se triplica.

Formula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante.
Peso= edad del niño x 2 + 8
Por ejemplo, cuál sería el peso de un niño de 5 años.
5 x 2 + 8 = 18 kg.
Es decir un niño de 5 años debería pesar aproximadamente 18 kilos.
Obviamente que este cálculo o fórmula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante, no reemplaza a las tablas de percentilos, ya que estas pueden dar una información más detallada y completa de la evolución del crecimiento de un niño, además que en este cálculo no se tiene en cuenta la talla del infante.

Es muy importante la visita periódica al pediatra para saber si tu hijo está creciendo adecuadamente.


Obesidad infantil



INTRODUCCION
Dulces, comida chatarra, chocolate, la televisión, la mala información etc. son algunos de los ingredientes causantes de que un niño sufra de obesidad, problema que no es reciente, sin embargo se le ha tomado mucha importancia últimamente por que el numero de niños afectados por este problema ha crecido sorprendentemente en la ultima década, que casi se podría hablar de una epidemia
Se afirma que 4 de cada 10 niños son obesos al llegar a los 10 años, por lo que las enfermedades a largo plazo se ven venir, y eso es algo por lo que debemos preocuparnos, este pequeño ensayo muestra una recopilación de datos sobre las causas, las consecuencias y sobre los tratamientos y medidas que se deben tomar en estos casos.



CAUSAS Y ESTADÍSTICAS
Según el Articulo “Obesidad Infantil”, la obesidad puede definirse como la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, aunque en realidad es considerada una enfermedad muy grave que ataca tanto a adultos como a niños.
En México se han realizado pocos estudios sobre la incidencia de la obesidad. En el estudio de la SEP se encontró obesidad en 19.7% de los niños que ingresaban al primer grado de primaria, se informa que en los últimos 25 años el sobre peso ha aumentado de 20 a 27% y es marcada la tendencia en la población hispana, sobre todo en niños de cuatro a cinco años y niños citadinos.(González, 2004). Las empresas de alimentos y bebidas, han contribuido al aumento de la obesidad pues con el objeto de que las personas consuman mas, ponen grandes cantidades de carbohidratos en sus productos, que causan elevación de la producción de insulina, esto significa que al poco tiempo de comer papas, quieres mas, y al poco de tiempo de ingerir una soda, te vuelve a dar sed. (Vitela, 2004).
Un niño se considera obeso cuando sobrepasa el 20% de su peso ideal esto se puede medir mediante el índice de masa corporal, este muestra la relación entre el peso y la altura, señalando así, si el niño esta ganando mucho peso para su altura, esto se verifica en tablas ya establecidas como la “Tabla de talla y peso del niño mexicano”( Vease Anexo 1)
Existen diferentes causas por las que un niño puede llegar a ser obeso según el articulo de Internet “Obesidad Infantil”, algunas de estas son:
Conducta alimentaria: Tiene que ver tanto con el tipo de alimentos que se les den a los niños, así como la velocidad en que el niño coma, por que cuando comes muy rápido tarda un poco más en llegarte la sensación de saciedad y tiendes a comer en exceso.
Consumo de Energía: Cuando consumes más energía que la que gastas en la actividad diaria o en ejercicio, se produce un exceso de grasa acumulado que produce la obesidad
Factores Hereditarios: El riesgo de ser obeso cuando los miembros de la familia lo son, es del 27.5% para el varón y del 21.2% para la mujer.
Factores Hormonales: Hay algunas hormonas que influyen en la obesidad como la insulina, la hormona del crecimiento, leptina, hormonas esteroides y las hormonas tiroideas.
Aparte de todas estas causas yo consideraría una más, la ignorancia y confusión de los padres, al no llevar a sus hijos a tratamiento cuando están pequeños, por que confunden el estar gordito con signo de buena salud, y por tanto creen que alimentándolos mas, los hará más fuertes y sanos, nada mas alejado de la realidad ya que por lo general un niño obeso es un niño débil y que tiene serios problemas físicos y psicológicos.
Creo que es importante citar aquí un breve texto escrito por Henry Franey, un experimentado pediatra de San Diego, California y destacado profesor Universitario. Franey dice:
Muchos padres atosigan de alimentos a sus hijos, creyendo que de esa manera los están beneficiando. Ellos no saben que un niño excesivamente gordo es generalmente un niño enfermo, expuesto a dramáticas deformaciones físicas y trastornos psíquicos. Un niño no importa cual sea su edad solo debe comer lo que estrictamente necesita, vitaminas, minerales, proteínas, fibras, carbohidratos y grasas, todo en proporciones adecuadas. No confunda a su hijo con un cerdo, recuerde que es un ser humano. (Hanson,1982,p 67)
Los padres suelen pensar que el niño dejara de ser obeso cuando crezca, pero esta comprobado que los niños que comienzan con una obesidad entre los seis meses y siete años de vida el porcentaje de que seguirán siendo obesos en la edad adulta es de 40% mientras que para los que comenzaron entre los diez y trece años las probabilidades son del 70%.
CONSECUENCIAS DE LA OBESIDAD INFANTIL
Estas consecuencias pueden ser de dos tipos, psicológicas y físicas.
Consecuencias Psicológicas
Estos niños desarrollan baja autoestima puesto que sufren terribles discriminaciones por parte de sus familiares, de sus compañeros de escuela que no quieren jugar con ellos e incluso por doctores, que califican a los niños obesos sinónimo de incapacidad, lentitud, falta de voluntad, debilidad, etc. en vez de pensar que la persona esta enferma y necesita de su ayuda.(Vitela, 2004).
Para no ser rechazados, quienes padecen de esta enfermedad buscan bajar de peso con remedios “mágicos” que ponen en peligro su vida. Es decir con dietas y pastillas. Algunas de estas dietas sugieren la eliminación de los lácteos, lo cual es un grave error ya que los huesos no alcanzan su máximo desarrollo sino hasta alrededor de los 25 años de edad, por lo que esta dieta es muy peligrosa, especialmente en niños. (Wildman, 2001).
Yo he escuchado que los niños que son obesos y son rechazados por sus compañeros de la escuela, tienden a juntarse con niños más pequeños que ellos, que todavía no han desarrollado un sentido de rechazo y discriminación, para sentirse aceptados. Estos niños cuando crecen un poco mas se vuelven obsesionados con su peso, y la mayoría de ellos empieza a tomar medidas drásticas, en el conteo de las calorías (especialmente las mujeres), que si bien no los hacen adelgazar, les causa trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia, que solo los hace sentirse peor de lo que ya se sentían.
Esto de la obesidad es muy grave por que yo siento que no es algo que te caracterice y no es algo por lo que deberías sentirte acomplejado, sin embargo la sociedad es muy discriminatoria si no te apegas a los modelitos que salen en la televisión, cuando en la realidad, solo un pequeño porcentaje puede parecerse a esos cuerpos y a esos rostros, creando un sentido de inseguridad en las personas que no lo somos.
Consecuencias Físicas
Desde enfermedades hasta malformaciones, la obesidad es un problema que debemos atender y prevenir.
La mala nutrición que es demasiado abundante en calorías pero deficitaria en materia de vitaminas, proteínas, minerales y otros elementos, se refleja casi inevitablemente en la deformación del esqueleto del niño. Los huesos Faciales no se desarrollan adecuadamente y como la mala alimentación impide que el niño alcance su estatura normal, el esqueleto deformado le da una apariencia simiesca irreversible. (Hanson, 1982) Por las mismas razones el niño puede experimentar deformaciones en la frente, de las mandíbulas, de los dientes, del mentón y del pecho.
Sumándose a todas estas malformaciones, la obesidad crea enfermedades muy peligrosas que pueden llegar a concluir con la muerte como son:
Alteraciones Cardiovasculares: Favorece al desarrollo de hipertensión arterial
Alteraciones Pulmonares: Aumenta el trabajo ventilatorio por lo que se tiene problemas al dormir (apneas de sueño).
Alteraciones Endocrinas: Altera el metabolismo, favoreciendo el desarrollo de Diabetes insulinoindependiente, favorece la aparición de acne, inician su pubertad a edades tempranas y el proceso puberal tiene menor duración. (González, 2004)
TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD INFANTIL
Las opciones disponibles para el tratamiento de la obesidad en niños son limitadas. En adultos con obesidad, hay medicamentos disponibles para ayudar a suprimir el apetito o que interfiera con la absorción de grasas. El uso de estos medicamentos no ha sido estudiado en pediatría.
En niños obesos, los pilares de la terapia incluyen dieta y ejercicio, ambos igualmente importantes para que el control del peso sea exitoso.
Primero que nada debe haber una prevención, es decir un reconocimiento temprano del sobrepeso para poder modificar el modo de alimentación más fácilmente. Sin embargo aun cuando el sobrepeso es excesivo, el tratamiento siempre es el mismo: Se inicia con la implementación de una alimentación balanceada que consiste en aportar al niño los nutrientes necesarios para garantizar su crecimiento adecuado, y esto no significa eliminar alimentos o someterlos a dietas rigurosas, sino cambiar los hábitos alimenticios, por ejemplo, se recomienda el intercambio basado en raciones equivalentes de los alimentos, para que la comida sea variada, agradable y elegible. (González, 2004)
Los horarios de alimentación deben de ser regulares, se debe comer más o menos a la misma hora, para que tu cuerpo se acostumbre a que solo le debe dar hambre en esas horas y así evitas el vicio de comer entre comidas.
El ejercicio permite reducir las grasas sin modificar la velocidad de crecimiento, evitando a largo plazo la repercusión del sobrepeso mientras que, a corto plazo, mejora el grado significativo de la imagen persona, la autoestima y la sensación de aceptación física y social. En niños menores de 6 a 11 años reduce notablemente las horas dedicadas a la televisión, reduciendo el sedentarismo.
No todos los niños pueden realizar los mismos ejercicios, se debe hacer exámenes del corazón, de la respiración y todo eso, para que se pueda determinar una rutina adecuada para ese niño en particular.
Si se sigue esta terapia de alimentación balanceada, junto con ejercicio adecuado el niño tiene mucha mejor probabilidad de dejar de ser obeso, o por lo menos evitar toda la serie de malformaciones y enfermedades que la obesidad acarrea.
CONCLUSIÓN
La obesidad es más que un problema estético, pues su presencia conlleva serios riesgos para la salud de los afectados. Lo más recomendable es que las generaciones jóvenes aprendan a prevenirla. El tratamiento del trastorno se basa, esencialmente, en un plan alimentario bien diseñado junto con un programa de actividad física frecuente, los cuales, en ciertos casos, pueden ser acompañados por el uso de medicamentos. Es más frecuente que sufra un niño obeso que un mayor porque necesita protección y contención de parte de las personas que lo rodean.
Así que espero haber cumplido mi objetivo de hacer conciencia de que no importa cuan hereditario sea esta enfermedad, es fundamental prevenirla y combatirla.
LISTA DE REFERENCIAS
Lay, D. (2001). Álgebra Lineal y sus Aplicaciones. México: Prentice Hall
González, J. (2004). Obesidad. México: Mc Graw Hill.
Hanson T. (1982). Obesidad, su cura natural. México: Editores Mexicanos Unidos.
Vitela N. (2004, 7 de Noviembre). Sufren Obesos Discriminación. El Mexicano, p.2E.
Wildman L. (2001). Desconfíe de estas dietas “mágicas”. Revista Selecciones Reader's Digest, 731,136-144.
Obesidad Infantil. (2004). Consultado el 20 de Noviembre de 2004 en: http//www.tusalud.com.mx/140401.htm

PIRÁMIDE DE ALIMENTOS

¿Qué es? Es una guía visual que se propone para elaborar una dieta equilibrada. Este recurso gráfico se diseña con el fin de que  la población siga unos objetivos dietéticos que propone una organización o una sociedad experta en materia de salud.
La pirámide alimentaria, fue creada por el  departamento de Agricultura de los Estados Unidos en 1992 y ha sido revisada y actualizada en 2005, con variaciones importantes.
En el 2005 el departamento de agricultura de los Estados Unidos cambio la antigua pirámide nutricional que venía con divisiones horizontales por una pirámide  con divisiones verticales. Actualmente, es una pirámide que rige.
La antigua pirámide estaba diseñada para recordar a las personas que comer con el de estar sanos.
Pero se deseaban mejores resultados así que agrego gráficamente que se necesita tanto ejercicio como comer saludablemente para estar sano.
Por lo tanto, rediseñaron la pirámide e incluyeron una persona subiendo unas escaleras para ilustrar la importancia de la actividad física para la buena salud. También simboliza los pequeños pasos que puedes dar para mejorar tu dieta y tu estilo de vida a diario.
Dicho esto conoceremos el nuevo gráfico de la Pirámide Alimentaria, pero destinad a la nutrición de los niños.

Mi Pirámide para niños es un gráfico diseñado para recordarle que debe ser físicamente activo todos los días y para ayudarle a seleccionar alimentos saludables. Cada parte de este símbolo tiene un mensaje.
Variedad
Los colores representan los cinco diferentes grupos de alimentos y los aceites
En anaranjado para los granos
El verde para las verduras
El rojo para las frutas
El amarillo para el aceite
El azul para los lácteos y
El morado para carnes y frijoles.
Recuerde comer alimentos de todos los grupos cada día.
Proporción
Usted notará que algunas franjas de colores son más amplias que las otras. Los diferentes tamaños le recuerdan que debe seleccionar más alimentos de los grupos con franjas más gruesas.
Moderación
Cada grupo contiene alimentos que usted debe comer más que otros. Estos alimentos están en la parte inferior de la pirámide, donde las franjas son más gruesas. Los alimentos que debe consumir menos, con frecuencia están en el extremo superior de la franja.
Actividad
También  necesitamos ser activos cada día. El niño de Mi Pirámide está subiendo los escalones para recordarle la importancia que tiene el ejercicio para su salud. Un niño necesita ejercitarse por lo menos 60 minutos y un adulto necesita 30 minutos de actividad cada día. Existen muchas formas para añadir actividad a su día. Usted puede unirse a un grupo de ejercicio, jugar beisbol, bailar o sacar a caminar al perro. Piense en la manera de agregar rutinas a su día. Tome las escaleras en vez del elevador o estacione el auto en la parte trasera del estacionamiento. Antes de que se entere, habrá logrado alcanzar su meta de actividades.
TIPS DE LA PIRÁMIDE
Existen algunos consejos que pueden tomarse desde la visión de la pirámide.
COMA BIEN
1.    Consuma la mitad en granos integrales. Elija alimentos de grano integral, como el pan integral, la harina de avena, el arroz marrón y las palomitas de maíz de bajo contenido graso y consúmalos con mayor frecuencia.
2.    Varíe  sus verduras. Opte por el verde oscuro y el naranja con las verduras: consuma espinaca, brócoli, zanahorias y papas o camotes.
3.    Enfoque en las frutas. Consúmalas en las comidas y como bocadillo también. Elíjalas frescas, congeladas, en lata o secas y no se exceda con el jugo de frutas.
4.    Como alimentos ricos en calcio. Para formar huesos fuertes, consuma leche descremada o de bajo contenido graso u otros productos lácteos varias veces por día.
5.    Escoja  proteínas bajas en grasa, como pescado, pavo, pollo y carnes magras o de bajo contenido graso. También cambie su sintonía con más frijoles y guisantes secos. Agregue garbanzos, nueces o semillas a una ensalada; o frijoles a una sopa.
Ejercicio
1.    Dé un buen ejemplo. Esté físicamente activo y haga que su familia lo acompañe.
Diviértanse juntos. Juegue con los niños o las mascotas. Camine, revuélquese en las hojas o juegue a la pelota.
2.    Fije una rutina. Separe tiempo cada día para actividades: Caminar, trotar, patinar, montar en bicicleta o nadar. Los adultos necesitan por lo menos, 30 minutos de actividad  física la mayoría de los días de la semana; los niños 60 minutos cada día o la mayoría de los días.
3.    Organice una fiesta con actividades. Haga que la próxima fiesta de cumpleaños se concentre en actividades físicas. Pruebe con actividades en el jardín, parques, patines o carreras de relevos. Organice una fiesta de lo que quiera.
4.    Prepare un gimnasio en casa. Utilice elementos del hogar, como alimentos en latas, como pesas. Las escaleras pueden reemplazar las maquinas con escalones.
5.    ¡Muévase! En lugar de sentarse en los comerciales de TV, levántese y muévase. Cuando hable por teléfono, levante pesas o camine. Recuerde de limitar el tiempo dedicado a mirar televisión y a la computadora.
6.    Regale artefactos para actividad. Regale objetos que fomenten la actividad física: juegos activos o equipos deportivas.


¡Diviértete!
1.    No te olvides de divertirte.
2.    La tarea de un niño es explorar el mundo, y eso incluye aprender sobre alimentos saludables, ayudar a mamá y papá a preparar la comida en la cocina y jugar.
3.    Cuanto más se anime a los niños a explorar  y experimentar nuevas cosas, más se  comprometerán con hábitos saludables.

4.    Ayudar a tus niños a practicar  hábitos saludables es una aventura.

jueves, 7 de septiembre de 2017

LOS NIÑOS COPIAN LOS HÁBITOS ALIMENTICIOS DE LOS PADRES

Como ya señalamos, el primer impacto y quizá el más grande, sobre sus hábitos de comida y actividad física tus niños lo reciben de sus padres.
Esto es lo que puedes hacer para asegurarles un futuro saludable:

Sé  un ejemplo.- A tus niños les encanta imitarte, así que si te alimentas bien y realizas actividades físicas es más probable que ellos también lo  hagan.
Ten una actitud positiva y demuéstrales que los hábitos saludables, tales como probar alimentos nuevos y dar una caminata diaria son entretenidos y te hacen sentir bien.
El niño aprende en la mesa por imitación. Los gestos de aceptación o rechazo de los alimentos por parte de los padres y otras personas influyen en la conducta alimentaria, ya que tienden a copiarlos.




Sácale provecho a la hora de comida. - Cuando se come en familia, los niños tienden a comer más frutas y verduras, fibra, calcio, hierro, vitaminas C y E y varias vitaminas B; además, consumen menos gaseosas, comidas fritas, grasas saturadas y trans. Traten de desayunar todos juntos al menos los fines de semana.


Respeta las señales que te dan tus niños.- Tu tarea es asegurar que haya una variedad de alimentos nutritivos para las comidas y los refrigerios. La tarea de tu niño es decidir qué y cuanto comer; cuando dejas que los niños escuchen las señales de su propio cuerpo – en vez de exigirles que dejen el plato limpio; es más probable que coman porciones de tamaño razonable.

HABITOS ALIMENTICIOS DE LOS NIÑOS

Unos buenos hábitos alimentarios son el punto de partida para una sana y completa alimentación infantil. Los papas deben tener en cuenta ciertos aspectos que permitan hacer de cada comida un disfrute, y que mantengan las necesidades alimenticias del niño cubiertas.

Los papas deben saber que, desde el primer momento que él bebe empieza a comer,  son ellos los responsables de crear buenos hábitos alimentarios.
A partir de los seis meses, el pediatra indica que tipo de alimentos se deben ir incluyendo paulatinamente en la dieta del bebe. Es recomendable introducir los alimentos de uno en uno, para descartar posibles intolerancias o alergias.
Sigue los siguientes puntos como hábitos para que la alimentación sea una tarea fácil y de resultados positivos:


  • En primer lugar, recuerde que los gustos del niño varían con el tiempo y que la actividad física tiene mucho que ver con la intensidad del apetito: cuando los chicos son más activos necesitan más calorías.
  • Disfruta de la comida. Es importante ofrecerles los alimentos con amabilidad y paciencia. El niño que come bajo presión desarrolla conductas negativas ante la comida que se manifiestan como rebeldía o rechazo.
  • El desayuno es la comida más importante  del día.
  • Ten en cuenta que los niños necesitan altas cantidades de hidratos de carbono.
  • Propón frutas y verduras en cada comida. Los chicos que deciden eliminar de su alimentación las verduras, pueden sufrir enfermedades por carencia de nutrientes.
  • Las frutas pueden sustituir por un tiempo las verduras ya que proveen las vitaminas y minerales que el niño necesita para crecer.
  • Es importante variar las comidas, tratar de hacerlas atractivas, coloridas y disfrutar temporalmente los alimentos que el niño rechaza.
  • Las grasas son necesarias, pero en pequeñas cantidades.
  • Evitar las grasas saturadas.
  • Vigila el consumo de agua y líquidos de tu hijo sea el adecuado.
  • La higiene bucal es imprescindible, ¡Cuida de los dientes de tu hijo estén siempre sanos!
  • Invítale a practicar actividades deportivas desde pequeño. Una adecuada actividad física (juegos, ejercicios) contribuye a estimular el crecimiento y hace que los niños coman mejor.
  • Come alimentos variados, darle a los chicos solo los alimentos que ellos prefieren tiene como consecuencia una alimentación monótona y puede originar una nutrición deficiente.
  • Con las carnes rojas r suele no haber problemas, ni rechazos. Deben elegirse carnes magras.
  • Evite la piel de pollo o del pavo, ya que esta contiene muchas grasas y hormonas.
  • El pescado debe ser siempre bien fresco y tratar de introducirlo de a poco en forma de milanesa o a la plancha y, para que el sabor no sea tan fuerte, hay que dejarlo macerar 1 hora con jugo de limón y sal.
  • La leche es la principal fuente de nutrientes. En caso de rechazarse, recordemos que hay muchas alternativas dentro del grupo de los lácteos – quesos – yogur – que la puedan reemplazar. Además hay otras preparaciones como postres, licuados de frutos, helados o salsas blancas que son menos resistidas por los chicos.
  • La dieta completa de un niño debería incluir por lo menos tres porciones diarias del grupo de lácteos, una del grupo de carnes, tres del grupo de vegetales y frutas, dos del grupo de cereales y derivados, y cuatro del grupo de cuerpos grasos.
  • Hay que tener mucho cuidado con la alimentación que tienen los chicos en los recreos y durante el fin de semana, donde adquieren grandes porciones de grasas difíciles de eliminar (papas fritas, cremas, hamburguesas, salchichas, galletitas).

LAS PRIMERAS COMIDAS DEL NIÑO

Los tres primeros años de vida son una etapa de transición entre la fase de crecimiento muy rápido, propia del lactante y un periodo más estable, desde los tres años hasta el comienzo de la pubertad.

En este periodo el niños avanza en la adquisición de las funciones psicomotoras, al tiempo que sus funciones digestivas y metabólicas van avanzando un grado de madurez suficiente para aproximar su alimentación a la del niño mayor.

Un niño no se convierte de inmediato en un adulto, sus necesidades energéticas y de determinados nutrientes aconsejan ajustar la dieta a sus particularidades fisiológicas.
Es preciso adaptar e individualizar la dieta la dieta ajustándola  a la propia constitución y costumbres del niño.

Las primeras etapas de la vida son fundamentales para que el individuo forme todo su sistema inmunitario y para evitarle la patología secundaria a una nutrición incorrecta.

Hay que poner especial cuidado en la conducta alimenticia del niño que desde pequeño está sujeta a determinadas aversiones y preferencias,  lo que puede conducir en ocasiones a una dieta carente de algunos nutrientes.

La alimentación correcta a partir del año de edad se basa en el consumo de alimentos equilibrados que cumplan los tres objetivos siguientes:

·         Asegurar un crecimiento y desarrollo óptimo.
·         Evitar carencias nutritivas.
Prevenir enfermedades.

INTRODUCCIÓN DE ALIMENTOS:
Progresivamente, y una vez que el niño abandona la lactancia exclusiva (alrededor de los 3-4 meses), sus necesidades en vitaminas, minerales y sustancias orgánicas se hacen cada vez mayores. El niño comienza a tomar una alimentación complementaria, pero de esto se analizará con mayor detalle en las siguientes etapas.
Generalmente a los 5 meses se empieza con la papilla utilizando el biberón, al principio. Se modificará el agujero de la tetina al ya que la textura es más espesa.
Se empezará también a experimentar con la cuchara; lo más conveniente es alternar el biberón y la cuchara, no dejar el biberón de golpe.
El educador/a ha de tener en cuenta que los cambios que se introducen en la alimentación del niño/a no pueden efectuarse de forma brusca, sino gradual y lentamente a efectos de conseguir una buena adaptación y que la misma sea el resultado de experiencias placenteras.
A los 4-5 meses se pueden iniciar alguna toma con cuchara, y se le puede ofrecer los primeros alimentos dulces (zumos, papillas). Es en este tiempo cuando el bebé empieza a digerir alimentos más sólidos.
A los pocos días de haber empezado con la papilla de frutas, se podrán añadir una o dos biberones al día con unas cucharaditas de harina sin gluten. El gluten es una proteína vegetal que contiene cereales como el trigo, avena, cebada y centeno.
De los 5 a los 5 meses y medio de edad, se inicia la primera papilla salada en la alimentación del bebé que consiste en un puré de verduras con pollo, para ir aumentando en los siguientes días hasta los 100-120 gramos. También, en este periodo, comenzaremos con las frutas en la merienda (pera, manzana, plátano, naranja...). Las frutas deben darse frescas y elegir las de la estación, para ofrecérselas batidas.
Paralelamente se va reduciendo el número de tomas por día y se puede cambiar la fórmula de inicio por una leche de continuación. Una vez cumplido el 6º mes de vida se amplia la variedad de harina escogiéndose entre las que contienen gluten.
La alimentación complementaria no debe introducirse antes del cuarto mes, ni después del sexto y se deben introducir los alimentos de uno en uno y en pequeñas cantidades, dejando pasar de 7 a 10 días entre cada alimento nuevo, para que el bebé se vaya acostumbrando y para observar la aparición de posibles intolerancias o alergias alimentarias. Si rechaza el alimento nuevo, conviene esperar unos días para introducirlo de nuevo. Nunca forzarlo a comer.
Se deben evitar al principio las frutas alergénicas: melocotón, fresas, frambuesas, moras. No debe añadirse azúcar, miel o leche condensada. Tampoco se debe calentar la fruta ya que pierde vitaminas, y tampoco se deben dar en biberón ya que corremos el riesgo de que aparezcan las caries del biberón.
NECESIDADES NUTRICIONALES DEL BEBÉ:
Para establecer las necesidades nutricionales es necesario partir de la edad, peso, características generales y de la capacidad del niño para transformar los alimentos.

  • Nutrientes esenciales: son aquellos que el organismo no puede sintetizar, y los va a precisar para su normalidad.
  • Nutrientes no esenciales: son aquellos que el organismo puede sintetizar a partir de otros alimentos.
  • Requerimientos: cantidades de nutrientes que necesita el niño para mantener un estado óptimo. Los requerimientos van a ser diferentes para cada niño, y van a depender de las necesidades básicas, del mantenimiento de la temperatura, del crecimiento y de la actividad física que realice.
  • Ingesta aconsejada: cantidad mínima de un nutriente, y que debe ser suficiente para cubrir las necesidades del niño.

  • Necesidades de agua.
    El agua va a ser el principal componente del organismo del recién nacido. Estos requerimientos de agua van a ser superiores que en otros momentos de la vida. Oscila entre el 75-80% del peso corporal. Las necesidades de agua dependen del consumo de calorías, de lo que se llaman pérdidas insensibles, y de la densidad que tenga la orina.
    Necesidades calóricas.
    La cantidad de energía que requiere el recién nacido para su crecimiento durante el primer año de vida va a ser muy elevada, debiendo a que ha de ser suficiente para mantener un metabolismo basal correcto. De tal forma que un recién nacido tiene unas necesidades de entre 70-120 Kcal./Kg. al día.
    Necesidades proteicas. Las proteínas están formadas por aminoácidos esenciales, que son 8 en total. Tienen la consideración de esenciales porque el organismo es incapaz de sintetizarlos:
    No solamente forman parte de la nutrición, sino que forman cadenas muy importantes para el organismo.
    Los aminoácidos no esenciales son los que sí se pueden sintetizar, y proceden de otros compuestos de la dieta, y por tanto no van a ser necesarios para administrarlos como suplemento. La función que van a tener las proteínas referente a la alimentación es fundamentalmente plástica (son capaces de formar tejidos), y van a constituir el 20% del peso corporal.
    Necesidades lipídicas.
    La mayor parte de las grasa naturales están formadas por triglicéridos, el 95% lo constituyen los ácidos grasos combinados con glicerol, y el resto (5%) está formado por ácidos grasos monoglicéridos, ácidos grasos libres, colesterol, diglicéridos y fosfolípidos. La cantidad de lípidos que se recomienda aportar es del 20-25%. Las grasas van a ser:

  • De cadena larga, cuya absorción es lenta.
  • De cadena media, con absorción rápida.
  • De cadena corta, que se absorben con mayor rapidez pero que tienen escaso valor calórico.

  • Necesidades de Hidratos de Carbono.
    Se aportan con la dieta mediante monosacáridos, disacáridos y polisacáridos. Los di y polisacáridos se van a transformar en monosacáridos por la acción de la amilasa pancreática. Es el principal administrador de energía, y cuando esos hidratos de carbono faltan, el organismo los obtiene de las proteínas y las grasas. La cantidad a aportar sería entre 8-12 gr/ 100 Kcal.
    Aporte de vitaminas

  • Liposolubles (A, D, E, K), necesitan para su absorción la presencia de grasas suficientes en la dieta.
  • Hidrosolubles (C, B, riboflavinaniacina, B6, ácido fólico, B12, biotinaácido pantoténico), como hay suficiente cantidad de agua las hidroliza perfectamente.

  • Aporte de minerales.
    Los minerales son muy importantes por su función plástica, y son reguladores. Forman parte de la estructura de algunos tejidos (hueso) y que con una dieta equilibrada sería suficiente para mantener un aporte mineral ideal.
    Técnicas de alimentación con Leche de Fórmula.
    Los alimentos infantiles se van a preparar con leche de vaca modificada.
    La cantidad de proteínas y residuos orgánicos deben ser muy similares a las de la lactancia materna.
    Las grasas saturadas deben ser sustituidas por ácidos grasos vegetales, y normalmente con grasas de tipo insaturado.
    La concentración de lactosa en la leche de vaca es menor que en la lactancia materna, por lo que hay que aportar mayor cantidad y suplementarlo con vitaminas y minerales, y aún así sigue teniendo diferencias.


    ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 6 A 12 MESES
    INCORPORACIÓN DE NUEVOS ALIMENTOS
    La leche como alimento único a partir de los seis meses no proporciona la energía y nutrientes que precisa el lactante a partir de esta edad, y además como sus funciones digestivas han madurado, se debe incluir una alimentación complementaria, siguiendo unas normas regladas.
    Se recomienda introducir nuevos alimentos más allá de los 6 meses por que la falta de diversificación es motivo frecuente de anorexia, en caso de no ser así, se desaprovecha una época muy válida para la educación del gusto y la adaptación progresiva a una alimentación equilibrada, variada y suficiente.
    Al ir haciéndose mayor, se irá disminuyendo el número de tomas, de forma que de las 6 -8 veces al día que suele alimentarse al empezar la lactancia, pasará progresivamente a las 4 - 5 tomas en la segunda mitad del primer año. Ello no debe comprometer el aporte total de leche (materna, de fórmula o productos lácteos equivalentes), que debe mantenerse por encima del medio litro al día.
    Nuevos alimentos
    • Los cereales:
    A pesar de que los cereales ya se introdujeron en la etapa anterior, se deben volver a mencionar ya que a los 9 meses se introducen los cereales con gluten, que no se han introducido hasta ahora para evitar cuadros de celiaquía.
    • Las frutas
    Después de los cereales, suele ser el segundo alimento que se incorpora. Se empezará a partir de los 4 o 6 meses con una papilla de frutas por su aporte vitamínico, nunca sustituyendo a una toma de leche, sino complementándola. Se deben emplear frutas variadas (naranja, manzana, uva, pera, ciruela...) para educar el gusto, y es preferible evitar las más alergénicas como la fresa y el melocotón. Suelen introducirse después de ser conseguida la aceptación de los cereales, aunque puede hacerse al revés, primero la fruta y después los cereales.
    • Las verduras y patatas
    Se irán introduciendo a partir de los 6 meses, una vez toleradas las papillas de cereales y frutas, buscando su aporte de sales minerales. Se deben evitar al principio las verduras con alto contenido en nitritos, como remolacha, espinacas, acelgas y nabos, y decantarse por patatas, judías verdes, calabacín, etc. Para más tarde introducir las demás. Al inicio se recomienda evitar las verduras flatulentas (col, coliflor, nabo...) o muy aromáticas (ajo, espárragos...)
    • Carnes
    Una vez que tolera el puré de verduras se introduce la carne, preferiblemente se empieza por las menos grasas, como el pollo y nunca antes de los seis meses, en una cantidad de 10 - 15 gramos por día y aumentado 10 - 15 gramos por mes, máximo de 40 a 50 ramos, mezclada y batida la carne con las verduras. Posteriormente se introduce la ternera y el cordero. Aportan proteínas de alto valor biológico, lípidos, hierro, cinc y ciertas vitaminas. Las vísceras (hígado, sesos...) no tienen ventajas sobre la carne magra y aportan exceso de colesterol y grasa saturada.
    • Pescados
    Nunca se deben introducir antes de los nueve meses, debido a su mayor capacidad de provocar alergias. A partir de esta edad, el pescado puede sustituir alguna toma de carne. Es conveniente empezar por pescados blancos (merluza, lenguado, gallo...) y después continuar con pescados azules (chicharro, sardinas, anchoas...)
    • Huevos
    Se introducirá primero la yema cocida sobre el noveno mes; inicialmente un cuarto, la semana siguiente media y al mes entera, añadida al puré del medio día, para tomar el huevo entero ( con la clara) hacia los 12 meses. Puede sustituir a la carne, tomando 2 - 3 unidades a la semana.
    La yema es buena fuente de grasas, ácidos grasos esenciales, vitamina A, D y hierro.
    La clara aporta principalmente proteínas de alto valor biológico, pero entre ella se encuentra la ovo albúmina, con gran capacidad de provocar alergias.
    • Agua
    Mientras el lactante recibe sólo leche materna o fórmula adaptada, no suele requerir líquidos adicionales, salvo en situaciones extremas de calor o pérdidas aumentadas. Por el contrario, cuando se introduce una alimentación complementaria al suponer ésta una mayor carga renal de solutos, no basta con los líquidos aportados por la leche y otros alimentos, y se debe ofrecer al niño agua con frecuencia.
    LA FORMA DE DAR DE COMER:
    A los seis o siete meses de edad en la que el niño se mantiene sentado, la comida se le ofrece en la trona o porta bebés. La trona permite colocarse a la altura de los demás, vivir con los otros una experiencia común, satisface su creciente deseo de socialización y le sirve de estímulo para aprender con más rapidez.
    A los ocho o nueve meses, teniendo el niño una cierta capacidad de absorción de los alimentos más sólidos y dado que comienza a masticar aunque con mucha dificultad, además de la dieta correspondiente, se le puede dar una corteza de pan o galleta para que vaya ejercitando la masticación.
    A los diez meses se le ofrece la cuchara para que intente llevarse algo a la boca e inicie por sí solo el gesto de comer con utensilios. La capacidad de masticar se sitúa alrededor de los once meses, por lo que conviene ir introduciendo nuevas texturas en la alimentación.
    Esta dependencia conlleva un nivel de relación - comunicación del niño con el adulto de máxima importancia, en tanto se está cimentando la base de toda relación posterior.
    La manera que adopte el educador de comunicarse con la mirada, con el gesto, la forma de cogerle para ofrecerle alimento, favorecen la relación afectiva entre ambos y es la muestra inicial de intercambio social y afectivo, por ello es muy importante que sea siempre la misma persona quien le ofrezca el alimento al niño y no se delegue esta función en otro educador, de esta forma reducimos también al mínimo de los esfuerzos de adaptación que se piden al niño y a la niña.
    El paso del biberón a la cuchara
    Se alterna la comida que empieza a darse con cuchara, con la comida del biberón asegurando así al niño/a la satisfacción de la necesidad de succión.
    En un principio, la cuchara se introduce, normalmente, con alimentos dulces líquidos, como zumos de fruta, leche y más adelante con papillas más espesas y purés.
    Para la introducción de cambios de alimentación es preciso remarcar los criterios generales de flexibilidad, ambiente físico y humano tranquilo y una cuidada preparación y presentación de los alimentos.
    CANTIDAD, NÚMERO Y DISTRIBUCIÓN DE TOMAS
    EDAD DEL BEBÉ
    Nº DE TOMAS Y CANTIDAD
    DISTRIBUCIÓN DE TOMAS Y CANTIDAD
    6 meses y medio
    4 o 5 tomas (a partir de este momento tiene que tomar un mínimo de medio litro de leche al día.)
    Dar agua entre horas.
    Desayuno: Papilla de cereales sin gluten
    Media mañana: Pecho o fórmula de continuación
    Comida: Puré de verdura con patata, zanahoria y chorrito de aceite de oliva, sin sal. Después se puede dar pecho o biberón de fórmula disminuyendo la cantidad a medida que tome más puré.
    Merienda: Papilla de frutas
    Cena: Papilla de cereales sin gluten
    7 meses
    4 tomas.
    Dar agua entre horas.
    Desayuno: Papilla de cereales sin gluten.
    Comida: Añadir 40 - 50 gr. de carne magra al puré de verdura
    Merienda: Papilla de frutas.
    Cena: Papilla de cereales
    8 meses
    4 tomas.
    Dar agua entre horas.
    Desayuno: Papilla de cereales con gluten. Se pueden dar galletas y pan. Hacer prueba de tolerancia al gluten primero.
    Comida: Puré de verdura con carne.
    Merienda: Papilla de fruta.
    Cena: Papilla de cereales.
    10 meses
    4 tomas.
    Dar agua entre horas.
    Desayuno: Papillas de cereales con gluten.
    Comida: Puré de verdura con carne o pescado.
    Merienda: Papilla de fruta
    Cena: Papilla de cereales con gluten
    10 meses y medio
    4 tomas.
    Dar agua entre horas.
    Desayuno: Papilla de cereales con gluten.
    Comida: Puré de verdura con carne o pescado o yema de huevo cocida
    Merienda: Papilla de frutas
    Cena: Papilla de cereales con gluten
    12 meses
    4 tomas.
    Beber alrededor de litro y medio al día.
    Desayuno: Papilla de cereales con gluten.
    Comida: Puré de verdura con carne, pescado o huevo.
    Merienda: Papilla de frutas o yogurt natural o queso fresco.
    Cena: Papilla de cereales o sémola de trigo o sopa de fideos.
    ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 1 A 2 AÑOS
    INCORPORACIÓN DE ALIMENTOS:
    -Introducción:
    Antes o después los niños/as muestran interés por la comida de los adultos, probar nuevos sabores y texturas se convierte en una experiencia sensorial única y en una oportunidad de aprendizaje y de esta manera el niño/a puede participar en su alimentación de forma activa y participativa; no se debe olvidar que el niño/a necesita aprender la mecánica de la alimentación para hacerse autosuficiente respecto del acto de comer.
    Se debe mencionar además que en esta etapa su alimentación evoluciona mucho, ya que su sistema digestivo ha madurado lo suficiente como para aceptar una gran variedad de nuevos alimentos, pero además se debe hacer referencia a los cambios que se han ido produciendo en él también a nivel de dentición debido a que aparecen los primeros molares lo que permite a los niños/as tomar una alimentación con mayor consistencia, por lo que se deben introducir en su dieta alimentos troceados para que ejercite su mandíbula.
    A partir de los doce meses (como se comentaba anteriormente) se deben ir introduciendo alimentos con una textura más gruesa para ir acostumbrando al niño/a a alimentos troceados. Para empezar, se ofrecerán alimentos aplastados con el tenedor para ir cambiando a un troceado pequeño, aunque depende de cada niño/a y su rapidez en el aprendizaje de la masticación, (se pretende que a los dieciocho meses sea capaz de comer alimentos troceados).
    Hacia los trece meses, se puede ir habituando a la comida adulta y cada vez se trocearán menos los alimentos para que ejercite la masticación.
    -Alimentos nuevos:
    • Los cereales
    Se deben tomar cereales de cocción (copos de avena, copos de cinco cereales) que esporádicamente pueden sustituir la papilla de la mañana.
    • Las frutas
    Las frutas que toma son las mismas que la etapa anterior, sin embargo, otras todavía no las podrá tomar hasta cumplir los dos años como fresas melocotones y kiwis.
    • Las verduras y patatas
    Aunque ya casi toma todas las verduras, hasta casi los dos años se deben evitar el nabo, la remolacha, la alcachofa, las espinacas y la coliflor.
    • Carnes
    El niño/a puede empezar a tomar vísceras, por ejemplo los sesos que aunque son ricos en fósforo contienen mucho colesterol y hay otros alimentos que aportan las necesidades de este mineral
    • Pescados
    Se incorpora a la dieta el pescado azul, que no se había hecho antes por su alto contenido en grasa, aún así no se debe abusar de él.
    • Huevos
    A partir de los doce meses se puede incorporar la clara al huevo que hasta ahora no se había introducido para evitar alergias.
    • Lácteos
    En esta edad se puede incorporar algunos quesos, como el queso fresco o semicurado, así como también los yogures.
    Si se observa algún tipo de rechazo por parte del niño/a a la leche se puede sustituir por otros productos lácteos (queso, yogur…) u ofrecer platos que incluyan leche en su preparación (croquetas, purés, gratinados…), pero sin comprometer el aporte diario de leche que necesita.


    CANTIDAD, NÚMERO Y DISTRIBUCIÓN DE COMIDAS DIARIAS:
    En esta época es conveniente que el niño realice cuatro (o cinco) comidas al día, es decir, desayuno, comida, merienda o almuerzo y cena; lo que responde a la limitada capacidad digestiva del niño. Algunos aún necesitan una toma láctea antes de acostarse; otros no, ya que sus comidas pueden ser completas e incluir la leche o postres lácteos como final de alguna comida.
    Es importante, para la adquisición de unos hábitos alimentarios saludables mantener los horarios de comidas de un día para otro y no saltarse ninguna.
    • El desayuno
    El desayuno es una de las comidas más importantes del día. Un desayuno con prisas es equivalente a un desayuno pobre; por tanto es necesario dedicar tiempo suficiente a sentarse y evitar compaginar el desayuno con otras actividades.
    Es recomendable que en la primera comida del día se incluyan: lácteos, cereales de todo tipo (galletas, cereales de desayuno, tostadas, pan o bollería no demasiado grasa). Si además se incluye una fruta o su zumo, mejor aún. Otros productos ricos en azúcares como la miel, mermeladas o confituras también están reservados para que formen parte del desayuno.
    • Almuerzos y/o meriendas
    La mayoría de los niños comen cuatro o cinco veces al día, por lo que son importantes los refrigerios ya que contribuyen al aporte total de nutrientes. Tanto el almuerzo como la merienda, constituyen un complemento energético y al menos uno de ellos debe ser una parte habitual de la alimentación infantil, para evitar que transcurran muchas horas desde una comida hasta la siguiente, pero la cantidad no debe ser excesiva para que no reste apetito al niño a la hora de la comida o cena.
    Interesa que ellos participen si es posible en su preparación, para que sean conscientes de su importancia.
    • La comida
    En nuestra sociedad la comida constituye la principal ingesta de alimentos del día y es el momento de encuentro que favorece la relación socio-afectiva y la enseñanza y aprendizaje de los hábitos de alimentación. Por ello se debe propiciar un clima tranquilo, sosegado, sin interferencias. Se ha de evitar en lo posible la anarquía en los horarios, la preparación de alimentos a última hora, las interrupciones largas entre plato y plato, comer con mucha rapidez y las situaciones incómodas por falta de espacio.
    • La cena
    La cena debe ser complementaria a la comida, por lo que hay que tener en cuenta los alimentos que se han consumido en casa o en la escuela infantil y no repetirlos. La cena debe ser más ligera que la comida, y lo antes posible para que de tiempo de hacer la digestión y dormir bien.
    Además de todo esto, las comidas no deben constar de plato único si no que deben ir siendo más completas e incluyendo más platos:
    • Primer plato:
    El valor nutritivo de este primer plato es el aporte energético, principalmente a partir de los hidratos de carbono complejos. Es importante acostumbrar a los niños a tomarlo porque las necesidades energéticas son las primeras que deben cubrirse si se quiere que las proteínas de los alimentos cumplan en el organismo la función de formar tejidos y favorecer el crecimiento. Si esto no se tiene en cuenta, el organismo utilizará las proteínas para resolver sus necesidades energéticas y se estará llevando a cabo una alimentación desequilibrada.
    • Segundo plato:
    Carnes, derivados cárnicos, pescado o huevos. Deben aparecer en cantidades moderadas (el hambre no debe saciarse a base de proteínas). Pueden acompañarse de una guarnición de ensalada o verduras o patatas (asadas o cocidas o en puré, no siempre fritas).
    • Postres:
    Lo mejor es incluir una fruta y alternar con productos lácteos sencillos.
    Las cantidades de cada alimento que se deben tomar son:
    Alimentos
    Una ración
    r/día
    Lácteos
    1 taza de leche entera.
    2 yogures, 2 petit suisse.
    1 cuajada.
    80gr. De queso fresco.
    40 gr. De queso magro.
    2 quesos de porción o loncha.
    2
    Carne, pescado, huevos y derivados
    20 gr. De carne magra.
    30 gr. De pescado magro
    1 huevo
    20gr. De jamón cocido, serrano magro.
    2
    Cereales, patatas legumbres
    1cazo de arroz cocido.
    1 cazo de sopa, sémola o pasta.
    1 rebanada de pan.
    1 patata (pequeña)
    3-4 galletas sencillas.
    4-5
    Verduras
    70gr. De verdura.
    1 plato de ensalada.
    2
    Frutas
    1 pieza mediana.
    1 vaso de zumo.
    Frutos secos
    El consumo de frutos secos no es recomendable antes de los 3 años, si se ofrecen se darán machacados cuidadosamente para evitar el riesgo de atragantamiento.
    2
    Azúcares
    2 terrones
    Aceite y grasas
    Aceite de oliva virgen (recomendado)
    Mantequilla o margarina en crudo (se digieren mejor)
    Cantidad limitada y consumo esporádico de: pastelería, golosinas y caramelos, bebidas azucaradas…
    No ofrecer al niño/a bebidas excitantes ni bebidas alcohólicas (aunque sea de baja graduación)
    CAMBIOS EN LA FORMA DE COMER:
    - Postura, participación y utensilios:
    El niño/a ya es capaz de sentarse estable sin ayuda, por lo que a la hora de comer no necesita la sujeción de un adulto.
    En este momento es cuando el niño/a comienza a mostrar interés por la comida de los adultos y sabe mostrar hambre y saciedad mediante sus gestos (al ver la cuchara si tiene hambre abre la boca y echa la cabeza hacia delante si por el contrario está saciado, cierra la boca y mueve la cabeza hacia un lado).
    Entre los quince y dieciocho meses, el niño/a ya puede llevarse la cuchara a la boca y puede masticar alimentos no triturados, aunque es frecuente que utilice sus dedos en la comida.
    Está capacitado para comer solo y es el momento de iniciar la socialización del niño/a con los demás, aunque responde a la propuesta de comer solo, aunque también es verdad que el cansancio aparece pronto y hay que ayudarle a terminar.
    Además hay que tener en cuenta que le cuesta permanecer sentado, por ello es necesario evitar, en medida de lo posible, todos estímulos que interfieran la atención del niño/a para que éste pueda finalizar con éxito la actividad propuesta.
    En cuanto a los utensilios se debe decir que están afianzando todos los aspectos relacionados con su cuerpo y autonomía pero no todos ellos han tenido la posibilidad de entrar en contacto directo con los utensilios en su casa, pero por lo general usan: cuchara, tenedor, beben y comen solos (pero teniendo en cuenta lo que se comentaba anteriormente sobre el cansancio).
    NECESIDADES NUTRICIONALES:
    CALORÍAS……………………………………………1.200-1.300 Kcal. /día
    PROTEÍNAS………………………………………… 25-30 grs. /día
    HIDRATOS DE CARBONO……………… 100-160 grs. /día
    GRASA…………………………………………………… 35-45 grs. /día
    ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 2 A 3 AÑOS
    INCORPORACIÓN DE ALIMENTOS
    -Introducción:
    La etapa de 2 a 3 años se ha definido como una etapa de riesgo nutricional. Los factores que influyen son un elevado requerimiento energético, capacidad gástrica limitada y exigencias que derivan de su incorporación al ámbito social.
    Se espera que durante esta edad el niño/a se integre a la dieta adulta, lo cual implica incorporar nuevos alimentos con sabores y texturas desconocidas.
    - Alimentos nuevos:
    La dieta debe proporcionar al niño/a los alimentos más adecuados para cubrir sus necesidades tanto de cantidad: pan, patatas, legumbres, arroz… y de calidad: leche, pescados, huevos…
    A los dos años el niño/a ya puede comer de todo, es decir, que tiene la misma alimentación que la de los adultos, incorporándola a su dieta. Los alimentos de una dieta en un niño/a de esta edad, deben de ser lo más parecidos a los que toma su familia (carnes y pescados de todo tipo, huevos, arroz, verduras, embutidos como jamón cocido o curado y legumbres de todo tipo, frutas variadas como kiwi, fresas, melocotón, leche, patatas…)
    Hay que suprimir, como es evidente, las bebidas como el café o el té y las bebidas gaseosas, y no acostumbrarle a los dulces. También se deben eliminar las comidas pesadas o que abusen de grasas.
    Es este momento, a partir de los dos años, cuando se pueden introducir alimentos como los calamares, el marisco, el cordero. Los frutos secos enteros se reservan hasta los 3 años de vida. Antes resulta peligroso por el riesgo de que el niño/a les pueda tener alergias.
    CANTIDAD Y NÚMERO DE COMIDAS DIARIAS
    Alimentos
    Una ración
    r/día
    Lácteos
    1 taza de leche entera.
    2 yogures, 2 petit suisse.
    1 cuajada.
    80 gr. De queso fresco.
    40 gr. De queso magro.
    2 quesos de porción o loncha.
    2
    Carne, pescado, huevos y derivados
    30 gr. De carne magra.
    40 gr. De pescado magro
    1 huevo
    30 gr. De jamón cocido, serrano magro.
    2
    Cereales, patatas legumbres
    1 cazo de arroz cocido.
    1 cazo de sopa, sémola o pasta.
    1 rebanada de pan.
    1 patata (pequeña)
    3-4 galletas sencillas.
    4-5
    Verduras
    100 gr. De verdura.
    1 plato de ensalada.
    2
    Frutas
    1 pieza mediana.
    1 vaso de zumo.
    2
    Frutos secos
    El consumo de frutos secos no es recomendable antes de los 3 años, si se ofrecen se darán machacados cuidadosamente para evitar el riesgo de atragantamiento.
    Aceite y grasas
    Aceite de oliva virgen (recomendado)
    Mantequilla o margarina en crudo (se digieren mejor)
    Cantidad limitada y consumo esporádico de: pastelería, golosinas y caramelos, bebidas azucaradas…
    No ofrecer al niño/a bebidas excitantes ni bebidas alcohólicas (aunque sea de baja graduación)
    CAMBIOS EN LA FORMA DE COMER
    A los 2 años el niño es capaz de mantenerse sentado durante el tiempo asignado a la comida, tiene suficiente inhibición y responsabilidad como para ser capaz de satisfacer esta demanda que se le hace. Utiliza la cuchara sin derramar demasiado contenido y es capaz de recoger su babero y servilleta, y guardarlo en el lugar indicado. Recuerda lo que ha pasado otros días, lo cual permite conectar fácilmente con la actividad desarrollada el día anterior. Tiene además capacidad para efectuar pequeñas elecciones por ello se le puede ofrecer determinados alimentos que ellos pueden escoger (fruta, galleta…).
    Además es, en este período, cuando se le debe enseñar al niño a perfeccionar sus habilidades adquiridas hasta ese momento. Se le debe corregir su postura a la hora de comer, así como la manera de masticar bien los alimentos antes de tragarlos. También se le debe enseñar a coger adecuadamente la cuchara o el tenedor. Los alimentos que deban ser troceados (utilización del cuchillo), los preparará y troceará con anterioridad el adulto que esté supervisando al niño/a. A partir de este momento el niño/a ha aprendido a comer prácticamente solo.
    Hay niños/as que aprenden muy rápido cualquier cosa, otros que tienen preferencia por el tenedor, otros por la cuchara, solamente hace falta que se lo ofrezcas sin miedo a que se manche, pues seguramente lo hará.
    Para los más lentos en el aprendizaje o incluso los más impacientes y hambrientos un buen sistema es darle primero una parte de la comida habitual, y que termine de comer él solo. Si cada día se disminuye un poco la parte que se le ofrece, en un par de semanas será capaz de comer toda su comida.
    La coordinación motriz del niño de tres años y su mayor precisión manual hacen posible que a esta edad pueda dominar la cuchara y el tenedor.
    Se alimenta solo, raramente necesita ayuda para terminar la comida, suele derramar poco contenido.
    NECESIDADES NUTRICIONALES
    Las necesidades nutricionales diarias para un niño/a de 2-3 años son las siguientes:
    Calorías.......................... .......1.300-1.400 Kcal/día
    Proteínas.............................. 30-40 grs/día
    Hidratos de carbono....... 130-180 grs/día
    Grasa.................................... 45-55 grs/día
    Las calorías deben ser repartidas de la siguiente forma:
    Desayuno 25% del aporte calórico del día
    Comida 30% del aporte calórico del día
    Merienda 15% del aporte calórico del día
    Cena 30% del aporte calórico del día

    AGENDA DOCENTE UNICORNIOS 2019

    SUPER PRECIO A SOLO USD 2 DOLARES AGENDA DOCENTE 2019 UNICORNIOS Hermosa agenda docente para desestrezarse coloreando y ...