martes, 12 de septiembre de 2017

TIPOS DE CARBOHIDRATOS

Se clasificas en dos grupos: Simples y complejos. Su estructura molecular determina la diferencia entre ellos.
Debido al amor que muchos niños le tienen a los azucares, es muy importante mantener un balance entre carbohidratos complejos y simples en la dieta de nuestros niños. Conozcámoslos:

Carbohidratos simples:
Conocidos también como monosacáridos o azucares simples.
Los carbohidratos simples convierten la energía rápidamente, proporcionando energía a largo plazo.
Se encuentran en la miel, los azucares y en los endulzantes, utilizados en la industria de alimentos, pero también se pueden obtener de alimentos más nutritivos como las frutas, la leche y las bebidas lácteas.
Obviamente, es mejor que los carbohidratos simples provengan de estos últimos porque, aparte de azúcares, contienen vitaminas, fibra y otros nutrientes importantes, como calcio (en el caso de la leche y las bebidas lácteas), los cuales no se encuentran en la miel y los azucares y por esta razón es mejor limitar el consumo de estos carbohidratos en la dieta.



Carbohidratos complejos:
También conocidos como polisacáridos, almidones y féculas.
Los carbohidratos complejos no pueden metabolizar la energía tan rápido como los carbohidratos simples.

Los carbohidratos complejos elevan la glucosa de la sangre lentamente y proporcionan energía que podemos usar a largo plazo.
Se encuentran en la pasta, el arroz, los frijoles, la zanahoria, los cereales y derivados, leguminosas, las papas, el pan, el maíz, el brócoli, los plátanos y vegetales.
Como ocurre con los azúcares simples, algunos alimentos que contienen carbohidratos complejos son más saludables que otros.
Los cereales refinados, como la harina blanca o el pan blanco, han sido procesados, lo que elimina parte de los nutrientes y la fibra que contenían originalmente.
En cambio, los cereales no refinando contienen todas las vitaminas y minerales. Además, son ricos en fibra, la cual ayuda a que el sistema digestivo funciones mejor.
La fibra también favorece la sensación de saciedad, lo que hace más difícil excederse en el consumo.


¿Cómo utiliza el cuerpo los carbohidratos?
Cuando ingerimos hidratos de carbono, nuestros cuerpos los descomponen en azúcares simples, que son absorbidos por el torrente sanguíneo. Cuando la concentración de azúcar en sangre aumenta, el páncreas libera una hormona denominada insulina. La insulina es necesaria para que el azúcar de la sangre pueda ser absorbido por las células del cuerpo, que lo utilizan como fuente de energía.
Cuando este proceso es rápido, como ocurre con los azúcares simples, es más fácil que volvamos a tener hambre pronto. Cuando es más lento, como ocurre con los alimentos elaborados con cereales integrales, nos sentimos saciados durante más tiempo. Este tipo de hidratos de carbono complejos aportan energía durante periodos de tiempo más largos.
Los hidratos de carbono contenidos en algunos alimentos (mayoritariamente lo que contienen muchos azúcares simples) provocan un incremento en la concentración de azúcar en la sangre más rápido. Haces bien si ya has empezado a limitar los azúcares simples (como las golosinas) y a comer más hidratos de carbono complejos (como la verdura, la avena y el pan integral.)

¿Cuántos carbohidratos necesitan un niño?
Las guías alimentarias del 2005, creadas por el departamento de agricultura de Estados Unidos, sugieren consumir más carbohidratos no refinados (usualmente llamados “carbohidratos buenos”) y aconsejan que tanto niños como adolescentes aumenten la ingesta de cereales integrales y derivados y limiten el consumo de azúcar.
Las cantidades recomendadas dependen de la edad del niño, sexo y nivel de actividad física. En promedio, un niño de edad escolar debe comer entre cuatro y seis porciones de cereales y derivados cada día, preferiblemente integrales. Una porción equivale a: 1 tajada de pan, 1 taza de cereal, ½ taza de arroz o pasta.
La clave es la moderación. Una pequeña cantidad de azúcar mejora el sabor y la aceptación de los alimentos y si se encuentra en un alimento que aporta otros nutrientes importantes, como cereal o yogur, esta no causará un aumento  de peso, ni enviará al niño al dentista.

Hay que tener en cuenta que una dieta balanceada para los niños mayores de 2 años debe aportar del 50 al 60 por ciento de las calorías provenientes de los carbohidratos. Es decir, que se deben consumir en las cinco comidas del día.

La clave es asegurarse de que la mayoría de carbohidratos  provengan de fuentes saludables (frutas, verduras, cereales y lácteos) y limitar el consumo de azúcares en su dieta.

domingo, 10 de septiembre de 2017

LOS NIÑOS Y LOS CARBOHIDRATOS

Todos hemos escuchado sobre ellos, pero ¿Qué tanto conocemos en realidad de los tipos de carbohidratos, sus fuentes y funciones en el organismo? Depende de qué tan rápido nuestro organismo digiere, absorbe y utiliza los carbohidratos, estos se dividen en simples y complejos.
La mayoría de los alimentos contienen carbohidratos, que son la fuente de energía más disponible e importante del cuerpo humano.
Nuestro organismo los descompone en glucosa, que es el combustible que nos da la energía necesaria para realizar nuestras actividades diarias. La glucosa es la principal fuente de energía de las células, tejidos y órganos.
El cuerpo puede usarla inmediatamente o depositarlo en el hígado y en los músculos para cuando sea necesario.
Aunque los carbohidratos se han ganado una mala reputación y han sido culpados de ser los causantes de la epidemia de obesidad que se vive en EE.UU, son básicos en la dieta saludable tanto de niños como adultos.
El aporte de los carbohidratos en las dietas de los niños debe ser suficiente, para evitar que la proteína se utilice como fuente de energía y para que junto a ésta y a otros nutrientes se asegure el crecimiento  y desarrollo de dientes, huesos, músculos y sangre.
Sin embargo, el aporte de carbohidratos no debe ser excesivo pues podría llegar a causar obesidad.
El consumo exagerado de calorías provenientes de los azucares (dulces, gaseosas, refrescos, etc.) y cereales refinados (harina blanca, productos de pastelería y panadería) ha contribuido al aumento dramático de la obesidad en Estados Unidos y al rápido incremento de niños y adolescentes diagnosticados con diabetes tipo 2.
Adicionalmente, los alimentos que contienen cantidades elevadas de azúcar pueden aumentar la aparición de caries dental y desplazar el consumo de alimentos ricos en nutrientes.


Desafortunadamente, la mayoría de las personas tienden a comer más alimentos refinados de lo que deben, pues son económicos, saben bien y dejan sensación de llenura.
Además, las industrias alimentarias dirigen sus campañas de publicidad y mercadeo hacia las poblaciones más vulnerables como niños y personas de bajos recursos y nivel educativo. Nuestro organismo no necesita estos alimentos, pues lo único que aportan son calorías vacías (carentes de nutrientes).

Alimentos Saludables
Asegurarse de que los niños consuman una dieta balanceada y nutritiva no es tan difícil como parece. Existen opciones saludables tanto de carbohidratos simples como complejas. Tome nota de estas sugerencias a la hora de comprar su mercado y planear las loncheras.

  • Frutas
  • Leche baja en grasa y bebidas lácteos (yogur, avena, kumis)
  • Verduras y vegetales ricos en almidón (ahuyama, arveja).
  • Tubérculos (papa, yuca).
  • Plátano
  • Cereales y derivados integrales preferiblemente (maíz, avena, arroz, cebada, centeno, trigo, panes, pasta, arepas, galletas).
  • Leguminosas (frijol, lenteja, garbanzo, habas, habichuelas, soya, etc.).



viernes, 8 de septiembre de 2017

TABLAS DE CRECIMIENTO INFANTIL

La mejor forma de establecer el correcto desarrollo en la niñez, es a través de la tabla de peso y talla para niños.
Estas tablas de crecimiento de mucha utilidad a la hora de determinar si existe o no un problema en el crecimiento, el cual puede estar íntimamente ligado a un problema nutricional.



Las tablas de crecimiento  infantil son una herramienta muy importante a la hora de evaluar el estado nutricional de un niño. Si bien existen muchas tablas que pueden utilizarse durante la niñez, la tabla de peso y talla para niños es una de las más importantes.
Para establecer estas tablas de crecimiento infantil se toman las mediciones de peso y talla de la población de niños de una determinada edad y se grafican en percentilos.
Si bien cada país realiza sus propios estudios estadísticos que permiten desarrollar sus propios gráficos, existen tablas de peso y talla para niños que se utilizan a nivel internacional, tal  como las tablas de Centro Nacional de estadísticas  de salud, mejor conocidas como Tablas NCHS.


Estas Tablas NCHS se encuentran divididas por edades y por sexo para su mejor estudio y utilización, estás poseen un rango de normalidad que van  del percentilo 5 al 95, entendiéndose por el percentilo 5 el promedio de peso más bajo, por debajo de él se puede considerar un estado de desnutrición y del percentilo 95 que indica el porcentaje de peso de más alto de normalidad, por encima de él se establece un estado de sobrepeso.
En atención primaria de la salud, a través de estos gráficos, se puede realizar una evaluación nutricional en los niños teniendo en cuenta determinados criterios.
Desde el nacimiento hasta los 6 años; se evalúa el P/E (peso para la edad).
Desde los 6 años en adelante: Se evalúa el P/E (peso para la edad) y P/T (peso para la talla).
Estos parámetros son muy simples y sumamente útiles a la hora de establecer el estado nutricional de un niño. De acuerdo a los resultados que surjan de estas relaciones, se puede detectar tempranamente si existe algún tipo de malnutrición.
Por ello es muy importante que:
Si su hijo es menor a 1 año, debes recurrir al pediatra una vez al más.
Si su hijo tiene entre 12 a 24 meses debes recurrir dos veces en el año.
Si su hijo es mayor a 2 años, debes visitarlo 1 vez al año.
Estos controles  rutinarios son muy importantes para establecer el crecimiento físico y el desarrollo intelectual de tu niño.

ÍNDICE DE MASA CORPORAL
El IMC es un índice muy útil para prevenir algún tipo de carencia o exceso nutricional.

Calculo del IMC: Índice de masa corporal infantil.
Peso (Kg.) / Estatura o talla (mts) al cuadrado.
Si el resultado se encuentra dentro del percentilo 5 y 95 el peso es normal.
Si el resultado se encuentra por encima del percentilo 95, el niño se encuentra con sobrepeso.
Si el resultado se encuentra por debajo del percentilo 5, el niño se encuentra con bajo peso.
El índice de masa corporal infantil es un índice muy fácil de calcular, su resultado puede establecer si su niño se encuentra en un peso normal, en sobrepeso o bajo peso. Este dato es muy importante, porque en el caso de que el peso esté por debajo de lo esperado, se podrá tomar medidas para poder recuperar el peso perdido.

Ten presente que es muy importante la visita periódica al pediatra para controlar la relación peso/ talla y poder establecer así, si el crecimiento del niño está dentro de los normal.

¿CUÁL ES EL PESO IDEAL DE MI NIÑO?

¿Estás preocupado y quieres saber si tus niños tienen un peso sano?
Eso es natural, porque los niños con bajo o sobrepeso corren riesgos de problemas a la salud y baja autoestima.

El desarrollo de la estatura y el peso es fundamental en los primeros años de vida, pues a partir de esta etapa se configuran la talla y la contextura cuando se alcanza la mayoría de edad. Por eso, es importante ofrecer al niño unos adecuados factores ambientales, nutricionales y saludables para propiciar un correcto crecimiento.
Para tal fin existen unas gráficas que permiten calcular y comparar el crecimiento con respecto a un rango estándar.
Así, hay tablas para cada parámetro: peso, talla, perímetro de la cabeza y grasa corporal, calculadas para niñas y niños.
Existen diferentes formas  de calcular el peso del niño, tablas con percentilos, tablas de NCHS, tablas particulares de cada país, pero también, hay un cálculo sencillo para determinar el peso infantil y conocer a través de esta fórmula práctica, cuánto debe pesar un niño y si se encuentra en un peso normal para su edad.
Este método es utilizado por profesionales de la salud, en situaciones en que los gráficos o tablas no se encuentran a disposición.


FORMULA SENCILLA PARA SABER EL PESO IDEAL DEL NIÑO
Esta fórmula puede ser utilizada también, por los padres o madres que quieran saber si su hijo se encuentra o no en un peso adecuado para su edad.
Antes de presentar dicha fórmula, te puede servir tener en cuenta:
Durante el primer mes de vida, es normal que un bebé pierda algo de peso.
Entre el cuarto y quinto mes, el peso se duplica.
Al año se triplica.

Formula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante.
Peso= edad del niño x 2 + 8
Por ejemplo, cuál sería el peso de un niño de 5 años.
5 x 2 + 8 = 18 kg.
Es decir un niño de 5 años debería pesar aproximadamente 18 kilos.
Obviamente que este cálculo o fórmula práctica para conocer cuánto debe pesar un infante, no reemplaza a las tablas de percentilos, ya que estas pueden dar una información más detallada y completa de la evolución del crecimiento de un niño, además que en este cálculo no se tiene en cuenta la talla del infante.

Es muy importante la visita periódica al pediatra para saber si tu hijo está creciendo adecuadamente.